La Mamoplastia : El volumen de los senos y su firmeza, un tema de preocupación



Mamoplastia
Mamoplastia

El volumen de los senos y su firmeza, suele ser un tema de preocupación para la gran mayoría de las mujeres. Por esta razón la cirugía plástica ha dedicado la mayoría de sus esfuerzos, diseñando prótesis de mayor tamaño, durabilidad, y seguridad. En muchos casos ayudando fundamentalmente al cirujano, para orientarle en la forma y capacidad de las prótesis a utilizar según el problema del paciente.

La utilización de nuevas tecnologías para el embellecimiento mamario ha llevado a esta cirugía a un nuevo nivel, donde se obtienen resultados rápidos, seguros y de gran belleza. En la actualidad La Mamoplastia se realiza en una hora de tiempo quirúrgico; la sensibilidad, erección de pezón y lactancia se mantienen iguales.

Las intervenciones de embellecimiento mamario son tres y pueden resumirse a las siguientes:

Suspensión mamaria 

La Pexia Mamaria o Mastopexia tiene como propósito levantar y reafirmar el seno que se ha caído perdiendo tono y elasticidad en su piel, en el contenido graso y glandular como consecuencia de la fuerza de la gravedad, acentuado por los cambios de peso, los embarazos y el paso del tiempo. 

Si la paciente tiene senos flácidos, pero con suficiente volumen, esta cirugía se practica de manera aislada, pero si requiere aumento de volumen se puede acompañar de colocación de prótesis mamarias lo cual puede dar mejor forma, proyección y consistencia, además de dar más duración al resultado. 

Mamoplastia de aumento (incremento de senos) 

Las mamas representan una parte fundamental del cuerpo de la mujer. Siempre y en todo momento han sido consideradas como una zona empapada de sensualidad y están inevitablemente socias a la belleza femenina. 

No hay un tamaño ideal de mamas y los cánones de belleza cambian mucho de una persona a otra y de un país a otro. En cualquier caso lo más esencial es que la mujer se sienta a gusto con sus senos y si ese no es el caso hay una solución quirúrgica. 

El incremento mamario (mamoplastia de incremento) es entre las intervenciones quirúrgicas más usuales en cirugía plástica. Se fundamenta en la colocación de un implante tras el seno que progresar el volumen de la mama consiguiendo geniales desenlaces y gran satisfacción de las pacientes. 

Técnica quirúrgica  

Existen muchas mitos con relación a esta cirugía, muy frecuentemente fomentados por personas no calificadas en la materia. 

3 técnicas se pueden emplear para poner un implante: 


  • Retromuscular (tras el musculo) 
  • Retromamario / Subfacial (tras la glándula mamaria con o bien sin fascia muscular) 
  • Biplanar (una combinación de las dos). 

Todas y cada una de las técnicas han probado su eficiencia y sus beneficios cuando son elegidas bajo rigurosos criterios científicos y efectuadas por personal calificado. 

La técnica retromuscular es la más popular cuando se utilizan implantes de cubierta llana o texturizada. Pero cuando se utiliza en pacientes que ameritan otro procedimiento los desenlaces no son satisfactorios. 

La técnica Retromamaria o biplanar son la técnica de elección cuando se utilizan implantes de silicona con cubierta de poliuretano. 

La técnica retromamaria (delante del musculo) es la técnica de elección en numerosos países entre los que resalta Brasil (siempre que se empleen implantes con cubierta de poliuretano) y cada vez se está utilizando más esta modalidad en combinación con estos implantes. 

Mamoplastia de reducción (Reducción de senos) 

Las mamas representan una parte fundamental del cuerpo de la mujer. Siempre y en toda circunstancia han sido consideradas como una zona empapada de sensualidad y están inevitablemente asociadas a la belleza femenina. 

La hipertrofia mamaria (senos muy grandes) acostumbra a ser un enorme inconveniente para las pacientes. Muy frecuentemente produce dolor de espalda con adormecimiento de brazos y manos, se producen por la presión que ejercen las tiras del sostén sobre los hombros. 

En otras ocasiones se presentan irritaciones en la piel producto del roce y la humedad. La mayoría de las veces las pacientes sienten incomodidad con sus mamas llegando a afectar su autoestima y seguridad. 

La mamoplastia reductora (reducción de senos) es una intervención quirúrgica que tiene como finalidad corregir la hipertrofia mamaria (reducir el volumen y el peso del seno) a través de la realización de una serie de incisiones quirúrgicas que dejarán retirar el exceso de tejido y la flaccidez de las mamas. 

De este modo se consigue poner los senos en una situación más armónica con el resto del cuerpo y se consigue un genial aspecto estético. 

(Modificación de la clasificación de Lalardrie y Jouglard) 

Mamoplastia de reconstrucción
Mamoplastia de reconstrucción 
Todavía existiendo esta y muchas otras clasificaciones es bien difícil determinar qué tamaño de senos es verdaderamente una hipertrofia. Con el tiempo he llegado a la conclusión de que una hipertrofia es todo aquel tamaño de senos que incomode a la paciente. Esta incomodidad puede ser por el aspecto estético o bien por el dolor generado por el peso. 

Técnica quirúrgica 

Este género de cirugías necesita la realización de 3 cicatrices que difícilmente se pueden obviar. La primera es cerca de la areola, la segunda es vertical (de la areola al atravieso submamario) y la tercera es horizontal (recorriendo el atravieso submamario). La manera resultante es llama por ciertas personas como “ancla”. 

Es esencial que la mujer que se realice esta operación sepa que de no efectuar la técnica conveniente (con las cicatrices que sean precisas) el resultado no va a ser satisfactorio ni va a durar en el tiempo (en ciertos casos solo meses) 

Es preferible efectuar las cicatrices que sean precisas y de este modo conseguir una forma considerablemente más bonita y perdurable. Al final las heridas quirúrgicas, cuando evolucionan satisfactoriamente, pasan prácticamente inadvertidas. 

Estas son tres técnicas primordiales se pueden emplear para efectuar una mamoplastia reductora: 

Técnica de pediculo inferior: a través de este procedimiento la sangre que nutre a la areola llega de las porciones inferiores de la mama. Es la técnica de elección cuando existen hipertrofias severas. 

Técnica de pediculo superior: a través de este procedimiento la sangre que nutre a la areola llega de las porciones superiores de la mama. Se utiliza en hipertrofias leves y moderadas. 

Técnica bipediculada: en esta técnica la sangre llega a la areola procedente de los dos polos (superior y también inferior) de la mama. Se emplea en hipertrofias leves y moderadas. 

Existen muchas otras técnicas de forma educativa se presentan las 3 más usuales. Las cicatrices resultantes siempre y en todo momento son exactamente las mismas cambiando únicamente el manejo interno de la mama en todos y cada operación. 

Todas y cada una de las técnicas han probado su eficiencia y sus beneficios cuando son elegidas bajo rigurosos criterios científicos y efectuadas por personal calificado.



Mamoplastia de aumento vía periareolar.



0 comentarios: