Embalaje: Factor esencial para garantizar las condiciones óptimas en el traslado de un producto





Embalajes Modernos
Nuevas Técnicas de Embalaje utilizando madera y creatividad.
Todos hemos utilizado el embalaje alguna vez en nuestras vidas, ya sea para guardar los delicados adornos de navidad o para enviar un paquete a otra ciudad. Se caracteriza por ser de un material fuerte y resistente a los golpes, ideal para una manipulación fuerte, transporte o almacenaje. 

Siendo su función principal la de protección también es perfecto para resguardar un contenido delicado facilitando su manejo una vez compactado. De igual forma se puede especificar qué tipo de material contiene y la composición de sus ingredientes si el viaje es internacional. 

En los últimos tiempos la variedad de diseños en el embalaje ha ayudado a los comercios a comercializar su mercancía con dibujos llamativos y originales. 

Aunque se descarte, es importante 


Su papel es esencial para transportar y presentarle al cliente un producto, y lo más importante a tener en consideración es que cada producto requiere un tipo de embalaje distinto de acuerdo con sus características propias y su vida útil. 

Los expertos dicen que el embalaje es una especie de “vendedor silente” porque brinda la imagen que los compradores finales percibirán del producto en el estante y el más atractivo “ganará esa batalla”. 

De allí es que se presenta como fundamental combinar un buen material, que conserve en excelentes condiciones el producto, y que sea atractivo visualmente para ayudarte a lograr ventas exitosas. 

Los distintos tipos de embalaje que existen: 

- Primario: es el lugar donde se conserva la mercancía; está en contacto directo con el producto.


- Secundario: hechas de distintos materiales, son cajas que agrupan productos para formar una sola unidad de carga o transporte más grande que la individual. Generalmente de cartón reforzado muy resistente.


- Terciario: es el último de los embalajes y aquí se agrupan todos los paquetes de menor tamaño para su distribución. 

Clasificación según su material 

Actualmente existen muchos tipos de embalaje, así que tendrás que escoger el que más se adapte a tus necesidades. Entre los más populares se encuentran: 

· De metal: los más resistentes, te ofrecerán mayor aguante y una manipulación más brusca sin dañarse. Se utiliza más que todo en alimentos porque ayuda a su conservación. 

· De papel: son reciclables y flexibles, lo que hace muy fácil su manipulación pero no son tan resistentes. 

· De Cartón: los más utilizados en las distintas industrias. Su relación entre resistencia y precio lo hacen muy atractivos, y además se pueden fabricar en muchos tamaños y formas. La facilidad con la que pueden ser almacenados los productos finales los convierten en la mejor opción del momento. 

· De madera: un gran material que potencia la resistencia, puede ser utilizado muchas veces y su almacenaje es igual de fácil. Por su naturaleza en algunos países hay restricciones para el uso de éste material, así que investiga antes de utilizarlo. 

· De plásticos: brindan facilidad al transportar y limpiarlos, pero debes tener en cuenta que el polietileno es más difícil de reciclar. Si buscas algo resistente a la manipulación y los golpes, éste es el indicado. 

Recomendaciones para el embalaje: 

Lo que debes seguir sin duda es que debe cubrir tus necesidades y ser apropiados para el producto que tengas. Recuerda que si son objetos frágiles, las oficinas de correo no tendrán ningún tipo de tratamiento especial con tu paquete, así que tu envío debe estar debidamente identificado para evitar inconvenientes. 

embalaje
Embalaje de Cartón

· Utiliza materiales acolchados, especialmente para evitar que el contenido se mueva. Un espesor mínimo de 50mm va bien para los más delicados. 

· Ten en cuenta la resistencia, el acolchado y la durabilidad del embalaje cuando vayas a seleccionar el envoltorio. 

· Coloca los objetos más frágiles en el centro del paquete, así garantizarás que no tocarán sus esquinas y le darás mayor protección. 

· No te confíes al colocar las etiquetas “Frágil” o “tratar con cuidado”, toma tu las previsiones necesarias para que tu paquete llegue en perfecto estado. 

Reglas Generales 

1. Elije el tamaño del embalaje dependiendo del contenido. Las cajas con poco contenido tal vez se deshagan y las que están muy llenas tal vez exploten.

2. Utilice cajas de cartón corrugado con forros externos de gran resistencia. Si vas a usar mucho peso, utiliza cartón de doble capa.

3. Asegúrate que los líquidos sean embalados en contenedores que prevengan su goteo, acompañados de un material interno ligero y fuerte, además de estar sellados con una bolsa de plástico. Si tu embalaje no sirve, puedes dañar los demás. 

4. Utiliza cilindros triangulares y no redondos para embalar rollos de planos, mapas o proyectos. 

5. Escribe la dirección claramente, utilizando mayúsculas cuando escribas a mano, para facilitarlo al momento de entregar el correo. 

6. Si vas a reutilizar la caja, quita todas las etiquetas anteriores y asegúrate que está en buen estado.

7. Y por último no utilices una cinta débil o cuerda para sellar su envío.

Proceso de Embalaje







0 comentarios: