Bioplásticos “La solución que el ambiente necesita”



Bioplásticos
Bioplásticos

El plástico es uno de los materiales más utilizados en el mundo para fabricar una inmensa gama de productos, sin embargo es un material altamente contaminante debido a sus propiedades no degradables, las botellas de plástico que nosotros desechamos diariamente se pueden tardar en degradar entre 100 a 1.000 años, si, como acabas de leer, esa botella donde tomaste agua estará por mayor tiempo en el planeta que tu. Por otra parte el plástico al quemarse emite gases venenosos, lo cual lo hace nocivo para la salud y para el ambiente.

En un artículo anterior “Los peligros de los residuos plásticos y su impacto ambiental” sé toco el polémico tema del impacto y peligro ambiental que los residuos plásticos representan para el planeta. La industria a pesar de conocer estos datos sigue produciendo con plástico cientos de productos, esto gracias a su versatilidad. Pero todo aun no está perdido, el 90% de los plásticos son reciclables, por lo tanto los desechos de plásticos se pueden transformar en algo nuevo y volver a ser utilizados. 

Añadiendo a esto, actualmente científicos han encontrado formas de crear bioclásticos (tipo de plásticos derivados de productos vegetales) a partir de materia orgánica. En lugar de desbordar el océano de plástico, como estamos haciendo, científicos de Harvard plantean darle la vuelta a la cuestión, o sea, obtenerlo a partir de los desechos de la pesca, específicamente de las cáscaras de camarón.

Investigadores del Instituto Wyss de Harvard han encontrado un método que permite la fabricación en serie de un plástico biodegradable obtenido a partir del quitosano, una forma de la quitina, un compuesto natural que proviene de la concha de los camarones, de otros crustáceos o bien insectos.

El bioplásticoobtenido tiene características afines a las de los plásticos usuales, aseguran los científicos que lo han creado, pero sin el problema ambiental, superando de igual forma a los bioplásticos debido a ser totalmente biodegradables.

Un sinfín de aplicaciones

Bioplásticos, el futuro de los envases
Bioplásticos, el futuro de los envases
Recordemos que la quitina es un polisacárido natural muy común, el segundo polímero más abundante en la Tierra, después de la celulosa. De hecho, la mayoría de los bioplásticos se generan a partir de celulosa, sin embargo raras veces se degradan por completo.

Los camarones son un importante recurso pesquero y alimenticio en el mundo entero, con lo que su exuberancia y también esencial distribución harían de estos crustáceos una interesante materia prima para la fabricación del citado bioplástico. En este caso, el nuevo bioplástico por si fuera poco sirve para alimentar a las plantas y sería viable para usarse en lugar de los plásticos convencionales en numerosas aplicaciones industriales. O, lo que es lo mismo, sustituiría al plástico en objetos cotidianos como las hueveras, los vasos o envases de todo tipo.

Proveniente de ésta y otras fuentes, de año en año se consiguen en el planeta 120 toneladas de quitina de los residuos de mariscos. En la actualidad, la quitina y el quitosano se utilizan en la industria farmacéutica, alimenticia o cosmética. En el futuro, con suerte, asimismo servirá para hacer plástico.

Ahora bien, en Europa por su lado, están desarrollando un bioplástico a partir del almidón de maíz. Así pues, el Centro Tecnológico de la Agroindustria en España (Adesva) está desarrollando un plástico fabricado con almidón de maíz para utilizarlo como revestimiento en el cultivo de la fresa. Los especialistas están comparando los beneficios ambientales del material biodegradable con respecto al tradicional plástico negro de polietileno, muy contaminante, en el marco del proyecto europeo Agrobiofilm.


El cultivo de la fresa requiere el revestimiento de los denominados lomos de tierra con un material plástico, sobre el que se desarrollan los frutos. Esta cobertura de plástico acolchado permite aislar la planta del exterior y mantiene la humedad, eludiendo pérdidas hídricas. También se logra que las fresas maduren ya antes y, por ende, un aumento del desempeño, aparte de supervisar el desarrollo de malas hierbas.

Hasta ahora, los labradores han empleado plástico de polietileno para recubrir los lomos, un material que se convierte en un residuo muy contaminante al terminar la campaña de cultivo de la fresa. Deben retirarlo de las fincas y mandarlo a una compañía autorizada que se encargue de su gestión y, por consiguiente, supone un costo para el proceso de producción.

Para solucionar este impacto ambiental, los expertos proponen usar en los lomos un material biodegradable elaborado con almidón de maíz. Esta cobertura, al finalizar la campaña, se desmenuzaría y se mezclaría con la planta seca para pasar a formar parte del suelo. La planta se queda en el mismo lomo y cuando está seca se incorpora con el plástico y la maquinaria los fracciona, transformándose en materia orgánica que se aporta al suelo. Este bioplástico no resultaría ser un desecho contaminante.

La pasada campaña, los estudiosos de Adesva probaron la nueva cobertura y los resultados fueron positivos. El plástico de acolchado biodegradable se sostuvo íntegro a lo largo de toda la campaña, sin que hubiese diferencias estadísticas significativas en la producción respecto a una campaña con plástico convencional.

Sin embargo, los expertos continúan los ensayos la campaña actual. Están probando once tipos de plástico diferentes, todos de almidón de maíz, para comprobar cuáles aportan los mejores resultados.

BIOPLASTICOS


0 comentarios: