Prohibido empleo de biopolímeros en estéticas



Prohibición de Biopolímeros
Prohibición de Biopolímeros 

Afirman que lo que no mata, engorda. En el caso de los biopolímeros se puede decir que, si no mata, afecta por siempre.  En lo que va de año, el Ministerio de Salud ha recibido 876 demandas de pacientes perjudicados por el mal empleo de biopolímeros en cosmetología y medicina estética. Su ejecución puede producir complicaciones graves en el organismo que pueden llegar hasta la muerte.

En los casos menos graves, el polímero se convierte en gel o bien en pelotas de silicón duro, que desfiguran la piel y que son realmente difíciles de retirar. Realmente, es muy poco probable que se consiga extraer por completo y para descubrirlo puede llegar a ser necesario recurrir a una resonancia magnética. En otras ocasiones, se integran tanto al tejido que la única forma de salvar al paciente intoxicado es efectuando una amputación. 

El biopolímero hace daño por el hecho de que es un plástico que se inyecta al cuerpo. La mayor parte se aplica para acrecentar glúteos, pero no únicamente se utiliza para eso, también lo infiltran en la cara, para levantar pómulos o bien reducir arrugas. 

El detalle ocurre cuando se endurece y, por su peso, cae hasta la parte inferior de las mejillas, con lo que la persona se compara a un cánido bulldog y esto no se puede reparar. 

El empleo de biopolímeros en cosmetología y cirugía estética está prohibido en múltiples países. Venezuela asimismo decidió prohibirlos. Divis Antúnez, directivo de Contraloría Sanitaria del Ministerio del Poder Popular para la Salud, emitió el día de ayer un comunicado en el que prohíbe la práctica del mismo. 

Conforme a la determinación del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria del Ministerio de Salud se prohíben los biopolímeros bajo sus formas genéricas polimetacrilato (PMMA y Phema) y silicona líquida o bien cualquiera de sus mezclas, comercializados bajo las marcas Biofill, Bioskin, Metacol, Silomed, Bioderm. Está prohibido, además de esto, infiltrar biopolímeros en diferentes partes del cuerpo como glúteos, tríceps, pectorales y cara (los lugares más usuales) "por el hecho de que representan un peligro para la salud por sus efectos colaterales graves y potencialmente fatales asociados a su empleo". 

Alertan las autoridades de salud que los biopolímeros pueden ocasionar "alergias, infecciones y deformaciones, hasta la muerte". Todos y cada uno de los que se aplican hoy en día carecen de permiso sanitario y de registro en el Ministerio. 

El cirujano plástico y reconstructivo D. Slobodiani advirtió que los polímeros pueden ocasionar daños desde que se aplica hasta veinticinco años después. "El apogeo del biopolímero en ciertos ámbitos de la población venezolana se debe a que procuran un relleno alterno para su cuerpo, y de este modo acrecentar su autoestima solo por el hecho de estar a la moda", resaltó Slobodiani. 

Conforme lo observado por el Ministerio de Salud, cuyas autoridades estudian el tema desde tiempo atrás, los mayores inconvenientes se han presentado por cosmetólogas o bien falsos médicos que los inyectan. Esta fue la causa de la muerte de la mujer de 35 años que, en el mes de noviembre murió en una clínica estética de Catia en el intento de aumentar sus glúteos. Otros 2 pacientes de la falsa médica, que realmente era veterinaria, habían fallecido previamente por exactamente la misma razón. 

La mayor parte de los biopolímeros ingresan a Venezuela sin ningún género de registro sanitario, ocultos en una maleta o bien en embalaje. Y ocurre que con su peligrosa ignorancia, los falsos médicos en ocasiones inyectan biopolímeros destinados a la industria, lo que puede causar hasta la muerte en los pacientes. 

Para coches y edificios 

El empleo inicial de los polímeros fue industrial. Últimamente, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas efectuó el simposio caracterización térmica y propiedades mecánicas de polímeros: DSC, DMTA y Microdureza, con Rosario Benavente, vicedirectora del Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros de España. La recomendación final fue continuar empleándolos industrialmente. 

Conforme la especialista, es preciso conocer las propiedades de los polímeros para darles la aplicación concreta. Eso es posible por medio de un proceso llamado "caracterización" que "ofrece información sobre la temperatura de fusión, flexibilidad, dureza, maleabilidad y capacidad para absorber impactos o bien resistir vibraciones, por poner un ejemplo, para los parachoques de los automóviles o bien el diseño de las edificaciones donde hay terremotos", así lo explicó.

“Es insólito que todavía se esté inyectando biopolímeros en Venezuela”


0 comentarios: