Reciclando plástico, salvando el planeta un paso a la vez



Reciclando plástico
El plástico es quizás uno de los materiales más utilizados a nivel mundial, su implementación se ha masificado y es tal vez uno de los materias más nocivos y contaminantes, la principal razón de que esto sea así es debido a que aproximadamente para su degradación es necesario que pasen al menos uno 180 años, y esto no aplica para todos, algunos tipos de plásticos pueden tardarse más tiempo, sin embargo casi todos los plásticos se pueden reciclar.

Gracias a que vivimos en un mundo industrializado la gran producción y por consiguiente desecho del plástico va cada día en aumento. Por ello es necesario apelar al proceso de su reciclado, esto significa la restauración y el reprocesamiento del mismo, lo cual permite extender su vida útil convirtiéndolo en nuevas cosas y de esta forma reducir considerablemente la acumulación de desechos plásticos.

Los plásticos más habituales que se reciclan, son el PVC y el PET, siendo el primero mucho más contaminante para el medio ambiente, sin embargo hay que decir, que no todos los tipos de plásticos son recuperables. Es el caso de la bakelita y el poliestireno cristal.

Ahora bien el proceso de reciclaje del plástico pasa por varias fases. Primeramente se recolecta en industrias o en los contenedores de color amarillo, se limpian con productos químicos, se eligen por tipo de plástico, y más tarde se funden para obtener nueva materia prima, que puede moldearse nuevamente.



Con el reciclaje del plástico conseguimos reducir sensiblemente la cantidad de restos provocados por botellas, bolsas de plástico o envases de los vertederos. Existe actualmente una enorme concienciación con las bolsas de plástico tradicionales, que se están reemplazando de las grandes superficies por otras reciclables o por opciones alternativas perdurables como las bolsas de rafia.

Estas bolsas biodegradables están creadas con polímeros biodegradables, entre aquéllos hallamos polímeros extraídos de la biomasa, los polímeros producidos por síntesis química con monómeros biológicos de fuentes renovables, y los polímeros de microorganismos, que se pueden desechar como materia orgánica, y se descomponen con gran facilidad. 

Además de todo lo anteriormente expuesto, el reciclaje de plástico también representa una buena base para la economía, no solo contribuye a la conservación del medio ambiente, sino también a la recuperación de materia prima, producir nuevos artículos, es una fuente generadora de empleos, ingresos económicos e incluso energía eléctrica, son algunos de los beneficios que conlleva el adecuado manejo de los desechos plásticos y la cultura del reciclaje en general.

La industria del reciclaje es sin duda entonces una fuente importante de ingresos para una extensa cadena productiva, que va desde aquellas personas que realizan el acopio hasta las empresas que venden la materia prima derivada de los productos reciclables, ya que es una excepcional forma de aprovechar los recursos disponibles y maximizarlos en su gran medida.

Es por ello que resultan tan esencial e importante crear una cultura de reciclaje en la sociedad, actualmente los recursos que nuestro planeta nos proporciona se están agotando y con estos las vida del mismo, la inmensa industrialización, la sobrepoblación y la extrema explotación de los recursos naturales han traído numerosas consecuencias para nuestro planeta, todas igual de terribles, desde la extinción de especies hasta contaminación en agua y aire, principales causas de numerosas enfermedades. 

A través del reciclaje ayudamos a controlar algunas de estas consecuencias y desde nuestros hogares, reutilizando aquello que creíamos perdido también colocamos nuestro granito de arena en pro del planeta.

0 comentarios: