Lejos de ser aburridos o anticuados, los salones de color crema son una alternativa más cálida al blanco puro, y pueden lucir muy elegantes con los accesorios y acabados adecuados. Estos tonos beige son una base excelente para una habitación que luego puedes construir con textura, color y acabados, ya sean plantas o un montón de cojines de colores, para que puedas mostrar tu estilo y cambiar las cosas con regularidad.

Echa un vistazo a nuestras ideas de sala de estar en color crema más abajo, y luego encuentra más ideas de sala de estar en nuestra galería.

1. Utiliza la textura y los acentos terrosos para el estilo boho

Un espacio inspirado en la bohemia siempre se ve bien contra un fondo liso, así que usa crema como base para construir un esquema que sea pesado en colores terrosos, texturas de mechones y una planta de interior o dos. Esta configuración utiliza una pared tejida y una alfombra súper suave para llevar el esquema neutral a un escenario contemporáneo.

 

 

2. Mantenlo clásico, ligero y brillante con un enfoque tonal

La crema es la sombra perfecta para las salas de estar luminosas y ventiladas en casas de época, especialmente si tienes la suerte de tener ventanas lo suficientemente grandes para mejorar la luz natural. Para un esquema más tradicional, opte por un enfoque tonal, con tonos más claros y oscuros de crema para añadir profundidad.

3. Opte por un color pop para animar su esquema

Si no puedes imaginar tu casa sin color, no hay razón para no añadir un toque de tu tono favorito a un fondo de crema.

Copia esta idea de sala de estar en crema para iluminar un esquema neutral – nos encanta cómo funciona este sofá amarillo mostaza apagado en el espacio beige – es una sensación clásica de país mezclada con un guiño a los brillos contemporáneos.

Si estás a la caza del mejor sofá, mira nuestra guía de compras.

 

 

4. Añade dramatismo a tu habitación con acentos negros

Si todavía tiene recuerdos de la iteración de los primeros años del negro y el crema, le invitamos a reconsiderar. La versión moderna de este combo de colores es nítida, contemporánea y totalmente genial, como muestra este set de sala de Ikea.

¿La clave? Optar por toques industriales, traer texturas naturales a través de la madera, e inyectar algo de verde para evitar que el esquema se sienta plano.

5. Manténgalo interesante con maderas mixtas

Se acabaron los días en que los juegos de muebles se emparejaban: hoy en día se trata de mezclar y emparejar, y una sala de estar de color crema es la oportunidad perfecta para juntar todas tus piezas favoritas.

La combinación de diferentes tonos y estilos de muebles de madera añade interés de textura a una base plana y se ve sorprendentemente unido. Termina con un contraste neutro, como el gris introducido en este esquema – se siente tan mal pero se ve sorprendentemente unido.

6. Calentar una habitación con tonos beige

Este magnífico tono beige cálido se siente como si abarcara visualmente esta moderna sala de estar. Este espacio podría ser “frío” ya que es grande con una enorme ventana, pero este tono beige tiene el efecto opuesto.

Combínalo con cojines estampados de colores similares y busca una gran pantalla de lámpara impresa y una base de madera para añadir carácter. El sofá gris oscuro crea contraste y actúa como punto focal, y la alfombra de textura crema pálida añade una cualidad táctil que da al espacio un aspecto más acogedor.

 

 

7. Escoge el gris para un aspecto más contemporáneo

Los beiges y las cremas pueden ser muy pálidos y este sofá es el punto de partida de este esquema. Su bajo perfil le da una sensación de modernidad y la tapicería ligera significa que puedes accesorizarlo con cualquier color.

Aquí, los cojines con estampado marino y dorado dan carta blanca para que agregues los metálicos que correspondan. Las piezas de latón calientan el espacio visualmente y la alfombra azul marino fija el aspecto. Podrías añadir algunas piezas de color beige oscuro para las noches más frías y así añadir un nuevo elemento.

8. Construir un patrón en una sala de estar color crema

Elegir una base beige para tu sala de estar no significa que no puedas usar el color en otras áreas. El beige actúa como una base cálida, por así decirlo, un poco como un lienzo en blanco para que hagas tu magia. El salpicón de rubí y los cojines con estampado azul índigo dan vida a este sofá beige y complementan el ribete marino de los brazos y los cojines de los asientos.

La alfombra con estampado azul eléctrico aumenta el aspecto y le da un toque de distinción, la cúrcuma recortada tiene el mismo efecto. Sé atrevido con tus elecciones y diviértete añadiendo color a la base beige. 

9. Capas de diferentes texturas neutral

La idea de todo el beige puede parecer un poco aburrida, ¡sí, lo dijimos! Sin embargo, se trata de cómo se aplica y lo que se añade al esquema que lo hará exitoso. La pared beige texturizada añade profundidad y se une bien con el sofá beige a rayas.

Lo que es clave en esta sala de estar beige es el uso del ratán. La unidad de pared, la consola y el sillón dan carácter a la habitación, y las texturas ofrecen un color cálido también. También contrastan con el suave suelo gris oscuro y la alfombra de color liso.

 

 

10. Ve por un look de dos tonos en una sala de estar de color crema 

El beige puede ser un poco aburrido por sí solo, así que ¿por qué no lo acompaña con otro color? Aquí puedes ver lo bien que funciona con el verde pálido, levanta el beige y la combinación de ambos da una sensación de frescura primaveral.

Cuando tienes dos tonos trabajando armoniosamente hace que tu trabajo de elegir accesorios sea mucho más fácil – un jarrón verde pálido, una lámpara y cojines se verán muy bien y buscarán un tiro o una alfombra que combine los dos colores juntos. 

Tagged in:

,