Alrededor del mundo existen miles de estatuas y monumentos emblemáticos para las ciudades que las albergan, además de su valor histórico han adquirido reconocimiento gracias a los turistas que van a visitarlas.

Algunas de estas obras representan más de lo que se puede pensar, un ideal, un sueño, una persona importante en el pasado o un mensaje para las nuevas generaciones, sea cual sea su propósito llevan entre la sociedad muchos años y es imposible no notarlas.

En la siguiente lista vas a conocer información adicional sobre algunos de los monumentos y estatuas más icónicos en la actualidad y vas a aprender detalles o peculiaridades que no son tan conocidas o que poca gente conoce.

La identidad desconocida de la Venus de Milo

Cuando se encontró la Venus de Milo en Francia entre 1819 y 1820, no se sabía si la escultura representaba a Anfitrite o Afrodita. Luego de algunos análisis, se determinó que se trataba de Afrodita, debido a su sensualidad, las joyas que portaba y también el hallazgo de los fragmentos de una de sus manos, que sostenía una manzana relacionada con esta Diosa.

¿Dónde está el otro ojo de Nefertiti?

Según los expertos que ya analizaron el famoso busto de Nefertiti, no hay restos de pegamento ni materiales que indiquen que, en algún momento, tuvo sus dos ojos. En un inicio, se sospechó que quizás Nefertiti tuvo problemas de visión durante su vida. Sin embargo, lo descartaron luego de tener información que confirmaba que ella sí gozaba de buena visión.

Los cuernos de Moisés, de Miguel Ángel

Según algunos expertos, este detalle en la escultura de Miguel Ángel sucedió por un error en la traducción latina de la Biblia en la frase: «Entonces los hijos de Israel vieron que del rostro de Moisés salían cuernos». La razón pudo haber sido la palabra “karan”, que significa cuernos, y pudo haber sido interpretada en lugar de la palabra “keren”, que significa algo radiante, luminoso o con rayos de luz. Entonces el verdadero significado de los cuernos en la escultura está abierto a dos interpretaciones muy diferentes.

La Estatua de la Libertad no era originalmente verde

El artista detrás de la Estatua de la Libertad, Frédéric Auguste Bartholdi, quería que su trabajo estuviera cubierto de oro, pero terminó usando cobre debido a la falta de presupuesto. Originalmente, la obra tenía un color marrón rojizo, pero con el paso de los años, y con la oxidación del material, la estatua adquirió el color verde tan icónico que todo mundo quiere ir a ver.

Los “errores” del David de Miguel Ángel

Se han señalado varios defectos en la escultura de Miguel Ángel, como la cabeza y las manos desproporcionadas, así como los ojos que supuestamente no miran en la misma dirección. Sin embargo, se sabe que el artista hizo esto intencionalmente, para lograr efectos visuales y resaltar ciertos aspectos de sus obras.

Ropa del Manneken Pis

Existe una tradición alrededor de la escultura del niño que orina, ubicada en el centro de Bruselas, Bélgica. Desde 1954, la Orden de Amigos del Manneken Pis ha vestido la escultura con trajes que recuerdan la vida en Bélgica. Actualmente, la estatua ha sido fotografiada con más de 1000 atuendos diferentes.

Una belleza incompleta

Esta famosa escultura, llamada la Victoria de Samotracia, fue descubierta en 1863 y está dividida en 110 fragmentos. Pero entre ellos no estaban ni la cabeza ni los brazos, aunque quisieron encontrarlas solo encontraron la palma derecha y dos dedos. Algunos artistas intentaron reconstruir lo que faltaba, pero terminaron optando por mantener la belleza original de la obra, incompleta.

Secreto muy bien guardado

En 1955, un antiguo Buda de aproximadamente 4 metros quedó a la intemperie durante la construcción de un templo que, en el futuro, se convertiría en su hogar. Después de ser golpeada por una fuerte lluvia, la superficie helada de la estatua se desprendió y se dieron cuenta que era de oro. En la antigüedad, los monjes hacían esto para proteger las piezas religiosas de la codicia de los invasores. El famoso Buda de Oro se encuentra en Bangkok, Tailandia.

Guerra de estatuas de Nueva York

En 1989, Arturo Di Modica presentó ante el mundo  el Toro de Wall Street fuera de la Bolsa de Valores de Nueva York. En 2017, frente a él se colocó la pequeña “Niña sin miedo”, lo que molestó a Di Modica. Según el artista, la nueva estatua distorsionó el sentido original de prosperidad de su obra, convirtiéndola en una estatua de cuidado. En 2018, la pequeña fue eliminada.

Piezas de diferentes siglos

Cuenta la leyenda que la Loba Capitolina amamantó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma. Las figuras que componen esta famosa escultura, ubicada en el Museo del Capitolio, fueron realizadas en diferentes épocas. El lobo de bronce se hizo durante la Edad Media, mientras que los hermanos pequeños se colocaron allí durante el Renacimiento.

Homenaje a John Lennon

Cuando el artista Carl Fredrik Reuterswärd se enteró del asesinato de John Lennon, comenzó a trabajar en su obra ‘Knotted Gun’, también conocida como ‘No a la violencia’. El monumento fue colocado en el exterior de la sede de la ONU en Estados Unidos, y cuenta con casi 30 réplicas alrededor del mundo como Suecia, Francia, Alemania, China, India, Sudáfrica y México.

La Corona de Cristo Redentor

La enorme figura de Jesucristo, en Río de Janeiro, tiene en la cabeza una corona metálica que le sirve de pararrayos. Al tratarse de uno de los puntos más altos de la ciudad, la estructura es necesaria para contener las descargas eléctricas, pocos saben sobre este detalle pero ha protegido a turistas y visitantes de muchas tragedias.

La Esfinge tenía barba.

El Museo Británico conserva restos de una barba que parece haber sido parte original de la Esfinge de Giza, aunque hasta el momento no hay nada confirmado sobre la teoría.

La entrada 13 detalles que pocos conocen de las estatuas y esculturas más icónicas se publicó primero en La voz del muro.

Looks like you have blocked notifications!