Dinero negro “Impactos Socioeconómicos del Petróleo en el Meta”

Impacto socioeconómico del petróleo
Impacto socioeconómico del petróleo

La actividad económica del departamento del Meta no es extraña al campo petrolero. Si bien su participación en el desarrollo local es menor que Arauca y Casanare, el petróleo, y ahora el gas, han sido esenciales para el Departamento y los ayuntamientos productores (Villavicencio, Acacías, Castilla la Nueva, Puerto Gaitán y San Martin.).

Con el aporte de las regalías departamentales y municipales, los recursos del Fondo de Inversión Regional, FIR, y con los aportes del Fondo Nacional de Regalías, FNR, desde 1994, el Departamento ha impulsado programas y proyectos en los diferentes campos socioeconómicos, que han tolerado multiplicar los recursos procedentes de otras fuentes de financiación para su inversión. 

Ya antes del petróleo, el Meta tenía un campo agropecuario afianzado en la zona como un campo agroindustrial en proceso embrionario. El Departamento no solo depende del ámbito agropecuario, tanto que diversificó su economía impulsando otros renglones como los servicios, el comercio y una pequeña industria que si bien no compite con los grandes centros industriales del país, es representativa. 

La actividad económica en la Orinoquia está perjudicada por variables exógenas y endógenas del modelo aperturista y por las políticas adoptadas a nivel nacional para ajustarse al mercado mundial. Pese a lo precedente y con índices negativos de desarrollo en ciertos ámbitos, el ámbito agropecuario prosigue estando a la cabeza. Campos como el minero (incluyendo el petróleo), el comercio, la industria manufacturera, los servicios del gobierno y el transporte han tenido un peso significativo en el PIB (Producto Interior Bruto) departamental. La diferencia del Meta con el resto departamentos de la Orinoquia está en que su economía es diversificada. La cercanía de la ciudad de Bogotá con su capital Villavicencio la transforma en el centro más atrayente y de mayor conveniencia para intercambio comercial y de servicios. 

Arauca y Casanare dependen del petróleo; Guaviare, Guainía y Vaupes ricos en biodiversidad y recursos naturales, fundamentan su economía en un ámbito agropecuario naciente y en cultivos ilegales. De los departamentos de la Orinoquia es el Meta el que más aporta al Producto Interior Bruto nacional con el 1,7%. Históricamente se prueba que las regalías son en promedio, en la última década, el 55% de los ingreso del presupuesto departamental. 

El Méta participa con el 10,6% de la producción de crudo del país por medio de Ecopetrol y las compañías extranjeras situadas en Acacías, Castilla la Nueva y Puerto Gaitán. Asimismo participa con el 4,7% de la producción de los derivados del petróleo como la bencina, el ACPM, el asfalto y gas. Con el crudo de Castilla se genera el 19% del asfalto del país y en el campo de Apiay se consigue el 11% de gas nacional. Con las regalías directas y con los recursos indirectos para ejecutar anualmente, es comprometedor asegurar que el desarrollo del Departamento y el nivel de vida de su población se debe fundamentalmente al petróleo, menos conociendo que solo hasta mediados de 1996 es departamento petrolero, con recursos auxiliares que no van al Fondo Nacional de Regalías. No obstante tampoco puede olvidarse que el petróleo es esencial en la vida de los metenses. 

Actualmente Villavicencio y los ayuntamientos próximos están medrando aceleradamente. Esto obedece a fenómenos migratorios de población que busca mejores opciones alternativas de vida y más todavía hoy en día, con la construcción de la vía Bogotá-Villavicencio. 

La migración ha dinamizado al campo de la construcción al ámbito financiero, y a los servicios personales y familiares que si bien están perjudicados por la crisis de la economía nacional, parcialmente se están robusteciendo en el Departamento. Para los ayuntamientos productores de petróleo y gas en el Meta la situación es diferente. Villavicencio es el primer productor municipal con 16.131.992.620 millones de pesos en regalías entre 199 y 1996, entonces están Castilla la Nueva y Acacías con 7.796‟O55 15 y 5.224‟967.388 millones de pesos respectivamente. Las regalías de San M. y Puerto Gaitán son muy Inferiores a los precedentes ayuntamientos. Lo esencial del análisis está en que Villavicencio pese a percibir más dinero que los otros ayuntamientos juntos solo recibe en promedio corno regalías el 14% de sus ingresos del presupuesto, al tiempo que para Castilla la Nueva y Acacías las regalías tienen un peso esencial.

Lo precedente quiere decir que para Villavicencio, como para el Meta, el petróleo es esencial mas puede subsistir cuando se agote por el hecho de que su economía asimismo es diversificada. En lo referente al proyecto de masificación del gas se considera de gran valor en tanto que tiene un alto contenido social, puesto que provee gas familiar a las familias de bajos recursos en condiciones seguras. Al unísono sustituye el consumo de energía eléctrica, generando menores desechos y con un costo inferior favoreciendo el ahorro de energía del país.

Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios