El Casanare Del Futuro: Impactos Socioeconómicos Del Petróleo

extracción de petróleo

El departamento de Casanare ha cobrado relevancia nacional desde los descubrimientos, exploración y explotación de los campos de Cusiana y Cupiagúa, entre los primordiales, situados en los ayuntamientos de Tauramena y Aguazul respectivamente. Esta bonanza del oro negro, a pesares de traerle importantes beneficios socioeconómicos, puede producir inconvenientes consubstanciales a través del proceso de desarrollo en el territorio casanareño. 

Es esencial asentar que Casanare reporta regalías desde 1990, y que de los diecinueve ayuntamientos que la componen, nueve de ellos son productores (ver cuadro de producción), lo que le deja al Departamento percibir regalías tanto en el orden departamental como en el orden. Municipal (ver cuadro de regalías). 

Teniendo presente que Casanare pertenece a la Oninoquia colombiana, zona rica en hidrocarburos, es esencial mirar de qué manera en el curso de la historia el departamento de Arauca en su bonanza petrolera tuvo mucho que ver con el desarrollo de la zona casanareña. Con inversión producto de las regalías de Arauca a través del Fondo de Inversión Regional Corpes-Oninoquia (ver comportamiento de 1990 a 1996), ha efectuado obras de infraestructura vial, eléctrica y distintos programas de desarrollo social. (Ver cuadro regalías). 

AÑO REGALÍAS PRODUCIDA EN ARAUCA INVERTIDAS EN CASANARE APORTE % 1990 1991 1992 1993 1994 568‟814.423 20.881‟294.3 10 18. 169‟023.878 1.71 7‟7 15.544 995‟832.895 4,7 47 52 17 11 1995 1996 1.339‟147.870 854‟792.400 13 8 Fuente: Distribución Presupuestal Corpes Orinoquia 1990-1996: Julio de1997. Merece la pena observar como en los años 1991 y 1992 Arauca aportó sensiblemente al desarrollo casanareño, singularmente en la construcción de la Troncal del Plano en diferentes tramos y en vías secundarias semejantes como: Aguadase-Monterrey-Aguazul; Tocaría-La Cabuya; Vía Yopal; Pajanito-Unete; La Cabuya-Sácama-Médano. Con estos aportes Casanare tuvo la posibilidad de robustecer su malla vial y prepararse para el proceso que más tarde se abriría con su bonanza petrolera que comenzó a desarrollarse desde 1996 y se proyecta hasta el 2010. 

En los últimos tiempos, Çasanare se ha transformado en centro de transformación económica, social y política tanto a nivel nacional como a nivel internacional. La explotación de los campos petroleros de Cusiana y Cupiagua y las reservas energéticas probables a lo largo del piedemonte, le dan una condición crítica para el desarrollo nacional y de posibilidades para superar las faltas de los habitantes de su zona en los próximos años. En este sentido Casanare, pese a los enfrentamientos sociales y políticos que le ha tocado encarar, se viene preparando para aceptar el reto que le va a traer esta bonanza. Ha desarrollado diferentes propuestas programáticas, como el plan de desarrollo “Primero Casanare 1996-1998”, que tiene incorporado el componente vial como entre las primordiales posibilidades a desarrollar y que espera efectuar con la participación tanto de entidades locales como nacionales. 

Teniendo claro que del presupuesto departamental el 90% procede de las regalías, el gobierno regional tiene proyectado emplear el 43% del total en infraestructura de apoyo a la producción, quedando un 57% para inversión social y fortalecimiento institucional. A lo largo de 1996 y primer trimestre de 1997 se ejecutó solo un16,5%, teniendo entre sus obras más representativas: -Pavimentación y mantenimiento de la Troncal del Plano. -Pavimentación y construcción de las vías secundarias: Aguazul-Maní; La Nevera-San L. de Palenque; Pore-Trinidad, construcción y mantenimiento de vías terciarias, de las que se edificó a lo largo de tan corto tiempo el 60,9% de lo programado para 1996 y el mantenimiento de 198,9 km de vías terciarias. 

Se han adelantado obras en materia de interconexión y expansión eléctrica. Con vista al futuro se tiene prevista la construcción de 70km de redes primarias de transmisión de energía eléctrica y entregar paso a la creación de la Empresa de Energía de Casanare, para beneficio de sus pobladores. Expansión y potencialización del sistema de telecomunicaciones. Proyecto de gasificación. -Apoyo a los programas de salud, educación, mejoramiento de residencia rural y saneamiento básico. Todos estos proyectos y ejecución de obras son y van a ser de importante beneficio para la zona, en tanto que le incorporan a su actividad social permanente, los servicios básicos que hasta el instante no tenía el Departamento, garantizando además de esto la reactivación de otros ámbitos de la, economía, lo que dejará unas mejores condiciones de desarrollo, más no del todo positivo.

Esta bonanza, que apenas empieza, trae consigo inconvenientes sociales y el Departamento todavía no está plenamente dispuesto para recibirlos y atacarlos a tiempo, ellos son: la migración permanente y creciente buscando posibilidades de trabajo frente al alto grado de desempleo en el resto del país; los efectos inflacionarios que hacen que la población de escasos recursos no tenga acceso a los recursos y servicios, la falta de seguridad social de actores en enfrentamiento al lado de la ley, que de no atacarse a tiempo, afectan de forma directa la calma y convivencia ciudadana, especialmente en los grandes centros de producción petrolera; expresiones de lumpenización y prostitución, que afectan de manera directa a la población civil, en últimas la receptora de todo el suceder diario. 

La celeridad de los tiempos actuales no ha brindado un tiempo preciso para atender todas y cada una de las demandas históricas y las nuevas, lo que se refleja en la baja calidad de vida de la población departamental. El Departamento tiene el reto de producir condiciones para superar las tendencias discordantes y respaldar la creación de nuevos espacios que le dejen la realización plena de las fuerzas productivas y unas mejores posibilidades de desarrollo a la población por lo general. Se debe entonces, en consecuencia, estar bien dispuestos para la etapa artículo-petrolera, que requiere la integración del mercado interno, subir el nivel de vida de la población, la provisión de la infraestructura, medios y servicios, lo que produce estímulos que dejan la consolidación de las activas productivas, de los diferentes ámbitos y agentes modernos para la ampliación de los espacios económicos regionales, y por ende asegurar mejores condiciones para la actividad productiva de los campos marginados, a fin de agregar de una manera conveniente a las nuevas ocasiones productivas y sociales. 

Todo esto sin olvidar la población frágil (creciente en la zona), que pese a los apoyos dados no ha conseguido integrarse a la modernización social y económica y que como todos los otros ciudadanos tiene el derecho a participar de las ventajas del desarrollo que enmarca en el próximo decenio la actividad petrolera. El Casanare del futuro va a depender de la manera como se empleen los recursos actuales y potenciales, procedentes de la participación en las regalías producto de la explotación petrolera.

Petróleo en Casanare




Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios