Petróleo y Sociedad “la revolución de una era”

Petróleo y Sociedad
La revolución de una era

La revolución industrial trajo consigo innumerables cambios en la sociedad, no solo para aquellos países quienes la impulsaron, sino también para el mundo en general. Los procesos de producción se aceleraron, la mano de obra fue mucho más eficiente y la economía comenzó a desarrollarse. 

Durante la primera revolución industrial la principal fuente de energía era el carbón, pero ya para la segunda revolución industrial el carbón comenzó a darle paso a nuevas fuentes de energía como la electricidad y el petróleo, siendo estos actualmente imprescindibles para el funcionamiento de la sociedad. El mundo actual gira en torno al petróleo, a la electricidad y a los avances tecnológicos que esta dupla permiten. La aparición en los años 90 del internet dependizaron aun más a la humanidad al uso de la electricidad y por consiguiente a la explotación petrolera. Incluso algunos países tienen una economía que se sostiene exclusivamente gracias a la explotación del petróleo, un ejemplo de esto es Venezuela. 

Desde muchos años atrás se conocía la existencia del petróleo, sin embargo sus múltiples usos y derivados se descubrieron después de la segunda mitad del siglo XIX de la mano del desarrollo de la industria química. Estas nuevas aplicaciones surgen a consecuencia de una demanda de nuevas máquinas. Sin embargo, todo el crudo es inútil, industrialmente hablando, si sólo se queda en crudo. Así aparecen nuevos procesos que lo transforman en gasolina, gas, keroseno, es decir en las fuentes de energía que hoy en día mueven nuestra sociedad.

La producción de petróleo no está completa sin elementos que la usen; aparecen por este motivo y potenciados por la existencia de este comburente, los motores de explosión interna de gasolina, patentados por Daimler-Benz. En paralelo, apoyándose en el petróleo, otro inventor Gasoil creó el motor gasoil (se comenzó a usar masivamente en la flota de guerra británica desde 1900 pues el motor gasoil daba más velocidad y autonomía a los barcos de guerra). Los dos motores irán reemplazando, poco a poco, al carbón. Podemos ejemplificar, con el uso de las calderas, ya que era preciso un extenso grupo humano que la mantuviera en funcionamiento además de un sinnúmero de carbón, con el petróleo y su respectivo motor se utilizaba menor cantidad (un depósito) y menos personal, lo que incrementaba el ahorro.

Asimismo, a fines del siglo XIX se comenzó a probar con los vehículos y con la aviación a principios del siglo XX. Los dos medios no se masificaron hasta después de la Primera Guerra Mundial.

El uso masivo del petróleo y sus derivados tuvo una gran repercusión económica y política, pues los europeos comenzaron a utilizar una fuente de energía que no tenían en su propio territorio. 

Eso les impulsó a extender sus intereses de tipo comercial y políticos a otros continentes donde hubiese petróleo, siendo los países latinoamericanos la mejor opción. Sólo las grandes empresas pudieron explotar el petróleo por los copiosos gastos de prospección, extracción y refino. Por este motivo, desde el principio, el petróleo fue un oligopolio.

electricidad
Ahora bien la electricidad apareció simultáneamente con el petróleo, creando un abanico de oportunidades para la industria. Gracias a esta fuente de energía nuestra sociedad funciona, permitiendo incluso el crecimiento de la cultura, el arte, el cine, la televisión, la radio y medios de comunicación nacieron o se impulsaron gracias a la electricidad, además de que debido a esta el sistema de salud dio un giro de 360 grados, de la mano de la ciencia y de la electricidad se ha creado maquinas e instrumentos que han salvado vidas en todo el mundo, haciendo de la medicina una ciencia más efectiva.

Si bien es cierto que gracias al petróleo y a la electricidad el mundo se ha desarrollado considerablemente, la economía ha crecido y la vida es considerablemente más fácil gracias a los innumerables avances tecnológicos que han surgido, no todo es maravilloso, el petróleo es un recurso natural no renovable y que sin una administración responsable podría llegar a su fin y dar un revuelco en la sociedad, trae aparejados, además de que su explotación desmedida trae importantes consecuencias como ser contaminación y extinción de este recurso. Siendo indispensable entonces buscar alternativas, nuevas fuentes de energía que permitan el mantenimiento y crecimiento de nuestra sociedad.

Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios