Comercialización y negociación del gas natural en Cuba



Como comentábamos en nuestro post anterior Cuba: Revolución petrolera incrementa calidad de vida en la isla El país produce a diario 45.000 barriles de petróleo crudo y tres millones de metros cúbicos de gas natural, que permiten que solo la obtención de hidrocarburos en el país cubra casi la mitad de la demanda energética nacional. La Unión Cuba Petróleo (CUPET) se enfoca en mantener la producción cada año manteniendo alrededor de cuatro millones de toneladas de petróleo equivalente, que se logran desde principios del siglo XXI en la región.

A cargo de la exploración, producción, importación y exportación de combustibles, refinación de petróleo crudo, la elaboración de grasas y aceites lubricantes, la comercialización mayorista de combustibles y lubricantes minoristas de combustibles domésticos, se cuentan con 36 empresas nacionales y cinco mixtas, CUPET está obligada a no quitar desviar la atención de lo que ocurre en el mercado mundial. 




Además de la búsqueda del crecimiento sostenido de la producción antillana, las proyecciones hasta el 2030 de la organización petrolera estatal, comprenden elevar el volumen de explotación de ese recurso en tierra y aguas, y el nivel de recuperación de los yacimientos existentes en el país, mediante la introducción de tecnologías de recuperación mejorada (EOR).

La rama energética no escapa a las bondades que trae la Ley de Inversión Extranjera en Cuba. No obstante, desde el año 1990 hasta la fecha se han firmado 42 acuerdos de Producción Compartida (PSC). El primero de ellos fue constatado justamente para el sur de Varadero. Entre las propuestas para el sector de los negocios y las inversiones extranjeras en la Isla, sobresalen la exploración y producción en los bloques de la ZEE en tierra y aguas someras, así como los proyectos de EOR en campos en producción y los proyectos en yacimientos nada convencionales.

La Oficina Nacional de Recursos Minerales certifica a los potenciales inversores y la rama petrolera brinda servicios financieros, de ingeniería y técnicos para las operaciones petroleras, al igual que el suministro de tecnologías, equipamiento y recursos para la industria. Si bien los principales términos de los contratos están bien definidos dentro de un régimen especial, poseen flexibilidad. 

En ese sentido, en opinión del director adjunto de CUPET, el apoyo del Gobierno, la experiencia de la compañía como socio y la disponibilidad de capital humano preparado son de las ventajas más significativas para la inversión extranjera en la industria petrolera doméstica. A eso, se añade la existencia y potencial de recursos petroleros, la estabilidad política y social del país, un sistema fiscal dispuesto y estándares de transparencia. Canadá, Rusia, Venezuela, Australia y Argelia destacan entre los países vinculados al sector de la energía en la Isla, siendo la corporación canadiense Sherritt la mayor inversionista en el país.

No obstante, hay que tener siempre en cuenta que la recuperación mejorada, el petróleo no convencional y la exploración de costas en las afueras demandan tecnologías avanzadas, que solo se hallan en mano extranjera y que son las vías más posibles para evitar una caída libre de la producción petrolera cubana y, con ello, una compatibilidad relevante a la generación energética. De esa forma, la ZEE del golfo de México es una de las principales esperanzas de Cuba.

¿Deseas saber más acerca de la industria petrolera y gasífera de Cuba? Visita nuestra sección de preguntas y respuestas Curiosidades del gas natural Cubano, preguntas y respuestas.

Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios