Cubiertas para piscinas más utilizadas




Tener tu propia piscina te permite tener mucha libertad, una de las libertades más importantes es la posibilidad de entrar y salir del agua cuando quieras. Sin embargo, una vez que cambian las estaciones y el clima empeora, esa piscina puede convertirse en un desperdicio inútil de espacio al aire libre.

Invertir en un cerramiento para piscinas de alta calidad no solo protegerá su piscina y protegerá a los nadadores de la lluvia y la nieve, sino que también ayudará a los propietarios de piscinas de muchas otras maneras poco conocidas. Aquí hay algunos de las cubiertas para piscinas más utilizadas:

1. Cubiertas de estructuras altas

Este tipo de cerramientos se caracterizan por su estructura completa. Las cubiertas altas se fijan al suelo, llegando a alcanzar una altura de hasta 2,90 metros y un ancho máximo de 9,5 metros. Extremadamente prácticas, permiten no solo proteger la piscina durante todo el año, sino también disfrutar de ella. Crean un espacio en el que es posible circular cómodamente, que sumado al ambiente cálido que generan y su armonioso diseño, dan como resultado una de las mejores y más funcionales opciones de cubiertas. Además, permiten no solo nadar cómodamente bajo una piscina completamente cubierta, sino también, gracias a su mayor diseño estructural, para moverse libremente en la parte central del área cubierta. Los gabinetes altos de piscinas le brindan libertad de movimiento alrededor de la piscina cerrada, por lo que es una solución perfecta para la natación protegida y el entretenimiento con familiares y amigos.


2. Cubiertas de estructuras bajas

Estas coberturas cuentan con una altura menor que las anteriores. Aun así sus funcionalidades básicas son las mismas, protección y disfrute de las piscinas durante todo el año. Por otra parte, su alto reducido las convierte en una muy buena opción para aquellos que desean un impacto visual mínimo. Con el diseño bajo se puede disfrutar de la vista del patio trasero y de todos los beneficios de la piscina cerrada: nadar debajo de la estructura mientras el clima no es tan agradable y en los días calurosos, simplemente deslizar el gabinete fuera de la piscina y disfrute de la natación al aire libre. Los recintos bajos de la piscina le permiten nadar libremente bajo su piscina cerrada, pero no distrae el paisaje de su jardín.



3. Cubiertas planas de piscinas

Las cubiertas planas están enfocadas a cubrir otro tipo de necesidades, además de la protección del agua. En primer lugar el hecho de que estén motorizadas supone una gran ventaja para el usuario, pues puede extenderla y replegarla a voluntad, sin esfuerzo. Por otro lado, también representa una protección total frente a caídas, tanto para niños como para mascotas. Y en último lugar, permite la utilización del espacio de la piscina para otros fines, pues su gran estabilidad permite moverse por encima de ella con total seguridad, e incluso colocar muebles u otros objetos.


4. Cubiertas de grandes dimensiones

La piscinas de hoteles, urbanizaciones y de uso comunitario en general, tienen necesidades concretas, que solo estructuras de gran calidad y dimensión pueden suplir. Las cubiertas de grandes dimensiones pueden llegar a alcanzar hasta 20 metros de ancho y 5 de alto. Además, dado la alta calidad de los materiales que la componen, resisten perfectamente la erosión y crean una atmósfera que permite la explotación de la piscina durante todo el año, y un ahorro significativo en el mantenimiento del agua.


5. Techos telescópicos para piscinas

Se trata de estructuras abovedadas, colocadas sobre apoyos ya existentes, como paredes y muros, o sobre pilares situados estratégicamente. Estos techos telescópicos se repliegan sobre sí mismos accionando un mando a distancia, aumentando así la seguridad de su utilización. Además, están preparados para soportar las inclemencias del tiempo, como lluvia, viento o nieve. La utilización de este tipo de cubiertas, permite también la creación de un nuevo espacio en el hogar.


0 comentarios: