La industria de gasífera en Brasil: Importante crecimiento en los últimos años.


Con una superficie calculada de más de 8,5 millones de km2, representa el quinto país más grande del mundo, oficialmente llamado República Federativa de Brasil, se distingue por ser un país soberano de América del Sur que abarca la mitad oriental del continente sur y algunos grupos de pequeñas islas en el océano Atlántico.

Siguiendo los postulados del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, Brasil es la mayor economía de Latinoámerica y la segunda de todo el continente detrás de los Estados Unidos. El país cuenta una cantidad significativa de sectores económicos desarrollados como el agrícola, minero, manufacturero y el de servicios, así como un amplio mercado de trabajo. Las dirección de la economía brasileña también tomó otro rumbo gracias al descubrimiento de enormes reservas de petróleo y gas natural en la cuenca de Santos.​ Al convertirse en una potencia mundial en la agricultura y en recursos naturales, Brasil alcanzó su mayor auge económico de las últimas tres décadas.


¿De qué manera se impulsó la Industria del Gas Natural en Brasil?


Muchos países de América latina han pasado por reformas y leyes en los sectores de infraestructura durante las décadas de 1980 y 1990. La industria de gas natural en Brasil ha sido una de esas experiencias que, en términos generales, buscaban inducir cierta competencia en las actividades concurrenciales y establecer la regulación en las actividades monopólicas, con el objetivo de garantizar la operación eficiente de las actividades abogando por los intereses de sus distintos consumidores. 

El ingreso del gas natural en la matriz energética brasileña es un fenómeno relativamente reciente. El uso tardío del gas natural en Brasil se explica por la abundancia de otras fuentes de energía primaria, utilizadas para la generación de electricidad, con inclinación en los recursos hidráulicos. 

Durante el período de fuerte crecimiento económico del país, en la década de 1970, hubo muchas inversiones en plantas hidroeléctricas, para generar electricidad en distintos sectores domésticos e industriales. 

Haciendo referencia a su propia producción, se destacan dos periodos de crecimiento bastante notorios, la primera mitad de la década de 1980 y el final de la década de 1990

El primer periodo se refiere al incremento de la producción de gas natural en la Cuenca de Campos y el segundo representa el aumento de producción después de la apertura del mercado brasileño de hidrocarburos. Los datos también muestran que la importación de gas natural en Brasil ha empezado en julio del 1999 cuando el Gasoducto Bolivia-Brasil entró en operación y las importaciones iniciaron. 

La República Federativa de Brasil es un sostén de ingresos para Bolivia, puesto que es el principal consumidor del mismo, incluso, existen dos gasoductos que los conectan entre sí, El Gasoducto Bolivia-Brasil, que tiene capacidad de transportar 30 millones de m3 al día de gas natural y suministra cinco estados del país (Mato Grosso do Sul, São Paulo, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul) y el Gasoducto Lateral-Cuiabá, que sale de Bolivia y llega al estado de Mato Grosso, para suministrar prioritariamente una planta termoeléctrica.


A pesar de lo anteriormente planteado, para el pueblo Brasileño no es suficiente el abastecimiento de gas natural, inclusive en el año 2001 Brasil ha pasado por una crisis en el sector eléctrico, que ha resultando en la necesidad de promover un racionamiento de electricidad en diferentes regiones del país. El resultado de este proceso fue una disminución en el consumo de electricidad de 24%, y la baja de la curva de carga del sistema, aún después del final del racionamiento. De esta manera, hubo una reducción en la necesidad de generación y una baja en el consumo a gas natural para lograr el objetivo.

De esta manera, hubo sobra de gas en el país pues el gas natural ya estaba contratado junto a Bolivia y es así como Petrobras creó, en el año 2004, el Plan de Masificación del Uso de Gas Natural, con el objetivo de encontrar mercados para el mismo. Dicho Plan también propiciaba reducir la dependencia energética, y de la necesidad de importación, de combustibles como el GLP y el óleo combustible principalmente en el sector industrial.

En su búsqueda por nuevos consumidores Petrobras presentaba las ventajas ambientales y de logística de transporte del gas natural ante sus combustibles sustitutos, y les ofreció precios subsidiados por el producto. Así hubo un cambio en el foco de la compañía, que pasó a priorizar el suministro para el sector industrial en y no más el termoeléctrico. 

Estado actual según sus niveles de consumo


En la comparación que se realizar interanualmente, la producción de gas natural en el país se incrementó un 7,3%, a 115 millones de metros cúbicos diarios en promedio, mientras que el bombeo de crudo creció un 1,5%, a 2,623 millones de barriles por día.

En el momento de máxima demanda, Brasil consumo 92 millones de metros cúbicos de gas natural por día. De los cuales 30 millones provienen de Bolivia, correspondiendo a un tercio del consumo de Brasil, 40 millones se producen en el país y 20 millones se importan como GLP. 

Se puede evidenciar que Brasil está dejando a un lado la dependencia de gas, puesto que ellos mismos tienen la capacidad de surtirse, ellos mantienen un contrato firmado con Bolivia hasta el 2019 y se espera abrir una nueva negociación para la reducción de importación y poder finalmente ser autónomos de su propio consumo.

Si quieres saber mas datos curiosos sobre la industria gasífera en Brasil sigue con nosotros en el siguiente enlace Datos curiosos del gas natural en Brasil

Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios