Mercado Gasífero Venezolano

Mercado Venezolano

La estructura de los precios del gas en Venezuela se encuentra a cargo del Ministerio de Energía y Minas y de PDVSA, a través de CORPOVEN. Se trata de precios regulados y su procesión no discrimina entre costos, por lo que no se descarta que ello ocurra dentro de PDVSA. En términos generales, Venezuela muestra a partir de hace muchos años, una organización de precios internos de los energéticos que manifiesta la exuberante acogida de recursos y la categoría de su mercado externo, esto permite auxiliar al consumo interno. Vale destacar que desde la última década del siglo anterior, se ha venido avanzando en la reestructuración de los costos de combustibles, sin embargo, las metas de adaptar los precios internos a los costos ha sido resistida por la población siempre, dando causa de levantamientos sociales. 

Desde de 1999 se concedió al Ministerio de Energía y Minas partiendo de criterios de equidad, la jurisdicción de fijar los precios de los hidrocarburos gaseosos, tomando en cuenta como principio los centros de producción y procesamiento. Mientras que en la determinación de valores a los consumidores finales, injieren los Ministerios de Energía y Minas y de la Producción y Comercio, mientras que para el Ente Nacional del Gas realiza las plataformas para la determinación de dichas tarifas. Para los consumidores minoristas constituyen el precio de adquisición del gas, más la tarifa de transporte y más la tarifa de distribución. 

El objetivo es que las tarifas garanticen un costo suficientemente accesible para los consumidores y que sean concurrentes con la confianza de abastecimiento y que aparte también las diligencias de acumulación, transporte y distribución contengan tarifas que den como ventaja envolver los costos de operación y mantenimiento del servicio, los impuestos, la depreciación y la amortización de las inversiones, que bajo una operación eficaz sean equivalentes a otras actividades de riesgo comparable.

En otro orden de ideas, se afirma que la tarifa del servicio de suministro de gas se da mediante una sumatoria donde se toman en cuenta factores como el precio de adquisición del gas de donde se despacha, tarifa de transporte, tarifa de distribución industrial y tarifa de distribución doméstica cuando es aplicable y cada uno de estos elementos va con su respectivo valor del recurso y las actividades requeridas para colocar el gas a disposición del usuario. Los precios del gas en los centros de despacho, son revisados anualmente. 

En el caso de las tarifas de transporte, distribución industrial y distribución doméstica se fijan conjuntamente por el Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo y el Ministerio del Poder Popular para las Industrias Ligeras y Comercio, previa propuesta del Ente Nacional del Gas. Corresponde al Ente Nacional del Gas, asesorar a los diferentes sujetos de la industria del gas sobre la adecuada aplicación de las fórmulas para el cálculo de los precios y tarifas del gas. Las personas jurídicas que realicen actividades de subdistribución de gas pueden cobrar, únicamente, a sus clientes industriales, un diferencial adicional de hasta un diez por ciento, sobre el monto de la respectiva tarifa de distribución para la red industrial. En ningún caso este diferencial se cargará en la facturación de consumo de los clientes.


Exportación y desigualdad en los mercados.


Dentro de la región se presentan considerables asimetrías tanto en la producción de gas como en la conformación de la oferta energética total. El caso de Venezuela refleja obviamente el volumen de sus exportaciones petroleras. Venezuela posee un mercado sumamente maduro y diversificado. En Venezuela la mayor parte se procesa para la producción GLP, generación de electricidad y consumo industrial, en vista de que el clima no favorece usos intensivos en el sector residencial y la abundante oferta de electricidad y otros productos energéticos a bajo costo no justifican la ampliación de las redes domiciliarias. 

El consumo en los países desarrollados indica las diferencias en el nivel de desarrollo e ingreso per cápita pero no obstante, el consumo en Argentina y Venezuela supera el promedio a nivel mundial. En eventuales proyectos de exportaciones desde Colombia a Panamá y Costa Rica se debe hacer uso del mercado Venezolano por los excedentes de exportación, que serían adquiridos por Colombia y reexportados a dichos países. Sin embargo estos análisis se hallan en una fase incipiente y se tienen fuertes dudas acerca de su viabilidad a corto plazo. Su concreción depende de la construcción de nueva infraestructura.

Venezuela, mediante de los funcionarios del ministerio de minas e hidrocarburos, siempre recibió la influencia positiva de organismos reguladores internacionales, en especial de Norteamérica, como The Railroad Commission of Texas y la Interstate Oil & Gas Compact Commision, cuyos representantes se reunieron con la Texas Railroad Commission innumerables veces con sus contrapartes del Ministerio, para asesorarlos en materia regulatoria para la exploración del petróleo y gas. Esto se traduce en que Venezuela ha sido pionero por su mercado tan grande en materia de gas.

Actualmente, Venezuela analiza la exportación de gas desde el país hasta Trinidad y Tobago dentro del convenio suscrito por las partes en diciembre de 2016. Este convenio prevé la construcción, operación y mantenimiento de un gasoducto, cuya ejecución lleva un avance de 91%, que va desde Campo Dragón, ubicado al norte de las costas del estado Sucre, hasta el campo Hibiscos en Trinidad y Tobago. A su vez, se revisa la base de recursos para la exportación recibiendo propuestas para culminar el proyecto de producción acelerada y el desarrollo futuro del campo para incrementar los volúmenes de exportación a la nación caribeña.

Con respecto a las anomalías en cuanto a otros mercados Venezuela es un país que posee los suficientes recursos de gas natural para transformarse y llegar a ser una potencia gasífera. Sin embargo, la aplicación de políticas populistas y con un errado sentido nacionalista, durante los últimos 40 años, no han permitido su desarrollo con visión de negocio, para revertir esta situación es primordial e impostergable el tener en cuenta que la industria del gas en Venezuela debe llevar a cabo un programa de desarrollo acelerado de proyectos cuya ejecución exitosa requiere de una asignación acertada de esfuerzos y recursos para el desarrollo del país, con esto se busca el aprovechamiento de los mercados tanto internos como externos. Para más información sobre la actualidad y el futuro del Gas en Venezuela, consulta el siguiente enlace: http://www.gasopedia.net/2017/12/situacion-actual-del-mercado-gasifero.html

Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios