Nicaragua amplía su mina de oro negro


El petróleo es uno de los recursos más cotizados por su carácter no renovable y la importancia económica de su uso, características que lo han transformado en la causa de conflictos socio-políticos, guerras y en protagonista de las especulaciones financieras. Su posible escasez en unos años y su alto precio vuelven altamente rentable su actual explotación, a pesar de los altos riesgos que conlleva la inversión inicial.

Nicaragua parece ser el blanco de varias empresas norteamericanas luego de que varios estudios han confirmado la presencia de hidrocarburos que se estiman en cantidades industriales, principalmente en la Cuenca de Miskito (Mar Caribe) y la Cuenca Sandino.

Existen en el país aproximadamente 150,907 km2 para explorar y explotar petróleo, de los cuales tres cuartos están en el Caribe, costa afuera y el resto en el Pacifico (2 por ciento costa afuera, 23 por ciento costa adentro). En mayo del 2003 se entregaron siete concesiones petroleras a cuatro empresas, pero solo dos de ellas firmaron contratos de seis años para exploración, y de encontrarse petróleo, 30 años de explotación. 

En mayo del 2004 Oklahoma Nicaragua S.A. y junto con su empresa operativa Norwood Resources firmó un contrato de exploración en una área geológicamente similar a la cuenca de petróleo y gas en las costas de California. Estas empezaron sus operaciones con la elaboración del Estudio de Impacto Ambiental (EIA). Hasta octubre del 2006 realizaron estudios sísmicos y análisis de datos que determinaron que el mejor lugar para perforar pozos era en los alrededores de San Rafael del Sur.

Hasta ahora se han perforado tres pozos San Bartolo, Las Mesas y Maderas Negras. El primero presentó capacidad de producir 250 barriles diarios, que aunque no fue rentable comercialmente aún sigue en estudio. El segundo no presentó petróleo. En el tercero se encontró presencia de hidrocarburos y se extrajo 5,000 barriles en agosto del 2007 para determinar si existe petróleo en cantidades industriales. Las ventajas de este crudo es su alta concentración para gasolina o diesel haciendo más barata su refinación.

La segunda empresa en firmar contrato fue MKJ Exploraciones Internacionales S.A. y su socio Noble Energy en abril de 2008 en bancos cuyas reservas estimadas son de 9.5 billones de barriles. Recientemente la empresa obtuvo los permisos de los Consejos Regionales de la RAAN y RAAS para operar y está en proceso de elaborar su Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Según David Nock, director de la exploración regional de Noble Energy, en la etapa de exploración requerirá de US$ 5 a 10 millones y en la fase de perforación de US$ 25 a 50 millones. Para pasar a la etapa de producción deben encontrar al menos reservas de 50 millones de barriles, invirtiendo US$ 200 a 500 millones.

Infinity Energy Resources aún no firma contrato de exploración, pero ya ha conseguido los permisos de los Consejos Regionales del Caribe. Greathouse Trust 2000 recibió concesión de 4,000 km2 en Pacífico costa afuera, pero por problemas legales y financieros de la empresa el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) le retiró la concesión en 2004

Forjando alianzas socialistas


Frecuentes cortes de energía, contra sabotaje contra plantas eléctricas y torres, racionamiento de gas y largas colas periódicas en gasolineras, problemas técnicos en la única refinería de petróleo de Nicaragua, calles sin pavimentar y autopistas con baches son sólo algunos indicios extremos de la batalla diaria por energía supervivencia en Nicaragua.

Nicaragua es un país rico en recursos energéticos potenciales, que incluyen energía geotérmica, hidroeléctrica, gas líquido, derivados de la biomasa y energía solar. 

También existe una alta probabilidad de encontrar tanto petróleo de calidad como gas natural en cantidades significativas en el país. Pero el elemento que falta, como siempre, es la capacidad financiera para explotar este potencial. Un legado de subdesarrollo, la crisis económica mundial y la guerra de contra de los Estados Unidos han impedido que Nicaragua reúna siquiera una cantidad mínima de financiamiento.

Nicaragua, como el resto de América Central, es un importador neto de petróleo. Si bien Nicaragua tiene varias fuentes potenciales de energía, incluidos ríos, volcanes y el sol, su dependencia del petróleo y el gas natural licuado importado determina de forma decisiva la situación económica del país.

Frente al deterioro progresivo de los precios internacionales de sus productos agrícolas, Nicaragua ha visto su factura petrolera crecer año tras año. En 1987, las ganancias de exportación del país eran apenas más de $ 200 millones, mientras que sus necesidades de petróleo sumaban más de $ 150 millones. El gobierno nicaragüense ha declarado públicamente en varias ocasiones que simplemente no puede pagar su factura petrolera y que los créditos favorables son esenciales para cubrirla. Actualmente, solo los países socialistas parecen dispuestos a conceder estos créditos a Nicaragua a largo plazo

Además, Nicaragua necesita obtener ciertos productos derivados del petróleo en el mercado mundial. Estos costos, aun cuando sean menores, constituyen un punto más de tensión para la economía seriamente debilitada de Nicaragua. Hoy, más que nunca, la asistencia internacional generosa en el campo de la energía es vital para la supervivencia de Nicaragua y su revolución.

Sin embargo, la factura petrolera, sobre la que se basa la relación de cooperación entre Venezuela y Nicaragua, está en crisis profunda. En la primera mitad del 2016, la facturación por la compra de petróleo y derivados a Venezuela cayó en más de un 300 por ciento con respecto a igual periodo del 2015, según reflejan datos del Banco Central de Nicaragua (BCN).

No obstante, no es solo que los métodos de obtención de petróleo sean complejos. La infraestructura de Nicaragua para refinar, recibir, almacenar y distribuir hidrocarburos también es muy limitada.

Esta infraestructura en general se ha visto afectada por el embargo económico impuesto por los Estados Unidos. La única refinería de Managua pertenece a Standard Oil (Esso) y emplea tecnología estadounidense. Fue diseñado específicamente para cierto tipo de petróleo crudo venezolano que el país ya no recibe, una mezcla "reconstituida" muy pesada de productos crudos y semirrefinados. Mientras Nicaragua importó este tipo de petróleo, la refinería podría producir gasolina y diesel en cantidades más o menos equivalentes a las necesarias para el consumo interno del país.


La pregunta del millón en Nicaragua


La respuesta a la pregunta "¿Hay petróleo en Nicaragua?" es afirmativo. Esto no es una sorpresa completa, ya que las exploraciones, con algunos resultados positivos, han estado en marcha desde la década de 1930, en las aguas del Pacífico y el Atlántico, así como en la costa del Pacífico.

En 1979, el nuevo gobierno revolucionario intentó obtener la información resultante de estas exploraciones. Sin embargo, esa información estaba en manos de empresas transnacionales, que o bien no estaban dispuestas a entregarla o exigían precios exorbitantes a Nicaragua. Durante la dictadura de Somoza, estas transnacionales fueron las propietarias de cualquier posible plataforma petrolera encontrada y, por lo tanto, de toda la información que surja de la exploración.

El gobierno nicaragüense ha llevado a cabo esfuerzos significativos para reconstruir los hallazgos de esos estudios exploratorios. Se han obtenido nuevas muestras de subsuelo y minerales, y se han realizado nuevas perforaciones con ayuda de Francia, la Unión Soviética y organizaciones regionales e internacionales como la Organización Latinoamericana de Energía. Nicaragua ya cuenta con suficientes datos para afirmar la existencia de reservas de petróleo en el país, especialmente en la plataforma atlántica, en la zona noreste y en la región centro-sur del Pacífico. En la zona conocida como Villa Carlos Fonseca, a unos 50 kilómetros de Managua, hay indicios de reservas de petróleo, y algunos ríos de la zona tienen espolones en la superficie. Esto no significa necesariamente que haya depósitos profundos en estas áreas, pero se sabe que el petróleo "se mueve" a través del suelo y podría ser que los depósitos de líquido quedan atrapados bajo tierra como resultado del movimiento sísmico en toda la región. Es muy probable que los mayores depósitos se encuentren en el mar y hayan salido a la superficie a través de las fisuras del subsuelo.

Las muestras de lo que ha aparecido en la superficie son de alta calidad, muy refinadas y con bajo contenido de azufre. Sin embargo, se debe tener en cuenta que el bombeo de líquido a la superficie lo pasa a través de una serie de filtros naturales que lo purifican. En estas investigaciones llevadas a cabo con ayuda soviética y francesa, se definieron diferentes niveles de explotación petrolera. En algunas áreas, se han recomendado investigaciones geofísicas más extensas utilizando tecnologías avanzadas, el trazado de líneas sísmicas y nuevas interpretaciones de la información existente. Se han propuesto nuevas perforaciones en otras áreas.

En este momento, Nicaragua está hablando con países amigos y empresas privadas y estatales sobre la posibilidad de ampliar esta investigación y realizar la perforación de prueba, pero sería una empresa extremadamente costosa. El INE, el Instituto de Energía Nicaragüense, estima que se necesitarán $ 50-100 millones en las etapas iniciales, una pequeña suma cuando se toma en cuenta que México invertirá unos $ 15 mil millones en exploraciones en los próximos cinco o seis años, pero una cantidad enorme para Nicaragua. Además de este capital de inversión clave, se necesitaría tecnología moderna y capacitación técnica, actualmente no disponible en el país. La ley de inversión extranjera recientemente aprobada crea el comienzo de un marco legal en el que algunas de estas iniciativas de inversión podrían llevarse a cabo.

Nicaragua había discutido la posibilidad de asistencia en esta área con varios países. Noruega ha expresado interés en la prospección de petróleo y la Unión Soviética y Francia están dispuestas a proporcionar asistencia técnica para la investigación. Algunos países latinoamericanos también han expresado interés, aunque hasta la fecha no se ha confirmado nada. Petrobrás, la compañía petrolera estatal de Brasil, estaba interesada, pero después de una serie de conversaciones se vio obligada a retroceder debido a sus propias dificultades financieras. Nicaragua había llegado al punto de discutir los términos de un posible contrato con Petrobras. Como es habitual, el inversor asumiría todos los riesgos y, por lo tanto, si no se descubre nada, el país no pierde nada. Si, por otro lado, se descubriera el petróleo, Petrobras recuperaría su inversión y se le garantizaría un cierto nivel de beneficio, que se pagaría en petróleo, y Nicaragua se mantendría primero en el derecho de satisfacer todas las demandas internas. Nicaragua mantendría la propiedad de este recurso natural clave.

Para conocer más detalles sobre la reforma gasífera en Nicaragua sigue leyendo Curiosidades Gasíferas en Nicaragua

Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios