¿Qué tipo de impermeabilizantes debes usar?





En este segundo post tenemos una serie de técnicas que son las mejores para evitar goteras y humedad

Impermeabilizantes acuosos

Este tipo de materiales puede resultar el más rentable si es que en tu hogar tienes paredes revestidas en ladrillos, lajas o granzón. La aplicación de estos productos penetran más en la superficie principal siempre y cuando se le realice un tratamiento previo al muro para poder eliminar por completo los puntos de filtración, moho y partes débiles donde se pueda estar propagando la humedad, es necesario que las paredes estén secas y libre de agentes bacterianos. Una vez confirmado el paso anterior, se vierte el producto que puede ser bien sea membrana líquida de poliuretano o clorocaucho de forma descendente, es decir, se debe vertir de arriba hacia abajo con ayuda de un rodillo, brocha o pistolas de baja presión, se deja secar por un dia aproximadamente y se le agrega una segunda capa para finalizar el proceso. No es recomendable hacer éste tipo de trabajos en temporadas de lluvia, pues arruinaría todo el esfuerzo ya que se llevaría el tratamiento con ella.

Impermeabilizante con Revoco

El revoco es un revestimiento que se utilizan en paredes lisas, ésta es una mezcla elaborada con CAL y se aplica como un encamisado sobre el muro, otorga una flexibilidad y rápida absorción al momento de ser aplicado y a lo largo del tiempo lo único que puede presentar son fisuras imperceptibles a la vista. Ésta es una técnica que se ha utilizado por muchos años y resulta la más favorable en muros grandes, ya que absorbe la humedad pero le permite la evaporación y ventilación de la misma, evitando el estanque y la proliferación de musgos, ya que siempre estará seca. 

Pinturas al Silicato

Éste tipo de pinturas también son una técnica rentable para muros con piedras y ladrillos, pues su aplicación es fácil, se puede verter con ayuda de brochas, rodillos y pistolas de baja presión y sus beneficios son bastante favorables, al igual que el impermeabilizante acuoso, ésta crea una capa flexible sobre los muros evitando el paso del agua, es duradera, flexible y contiene un pH alcalino que evita la proliferación de bacterias y moho. Además, como está elaborada con compuestos inorgánicos, preserva los colores de la superficie como otra pintura tradicional.


Luego de estas breves recomendaciones, puedes evaluar con tu arquitecto, cuál de estas técnicas puede resultar mejor para tu exterior, ya vemos que no es necesario sacrificar la belleza de nuestro jardín o la fachada de nuestra casa, pues siempre habrán soluciones que se ajustaran a tus necesidades y al bolsillo. 

primer post ¿Humedad en tus muros exteriores? mira cómo evitarlo


0 comentarios: