Tips para la impermeabilización de terrazas





La impermeabilización de hormigón es una parte esencial de la construcción, especialmente en edificios de gran altura. La integridad de la estructura depende parcialmente de la aplicación correcta de impermeabilización. Como sea que ingrese agua, las consecuencias pueden ser desde una molestia hasta un posible desastre. La impermeabilización es una forma de evitar que el agua entre y proteger la estructura del daño potencial causado por el agua. Los beneficios de la impermeabilización incluyen: la protección de su hogar desde adentro hacia afuera, la preservación de la condición y el valor de su casa, la comodidad continua y la seguridad para usted y su familia, y la prevención de posibles daños por agua.

Las terrazas son el primer punto de contacto con la lluvia y si el agua permanece en él, entonces el deterioro comienza. Por lo tanto, es muy importante proporcionar una pendiente adecuada para la terraza y un número suficiente de salidas de agua. Aparte de esto, una impermeabilización completa de la terraza ayuda a evitar muchos gastos futuros.

La impermeabilización de terrazas planas es un problema complicado en la construcción de edificios, principalmente porque las superficies son planas. Esto significa que el agua no puede salir de la estructura rápidamente, y se moverá lentamente o se acumulará sobre la superficie, creando oportunidades de fuga.

Además, estas superficies planas requieren sumideros o pozos de recolección para que el agua fluya hacia adentro antes de entrar a las tuberías verticales de drenaje, lo que es otra gran fuente de fugas.

Se deduce que las superficies ásperas de la terraza (como el pavimento de porcelana loca) no son buenas para la impermeabilización, ya que fomentan el movimiento lento o la acumulación de agua. Las superficies lisas son mejores. Cuanta más pendiente pueda darle a la superficie, mejor. Se recomienda una pendiente de 1 en 100 o más empinada para las terrazas.

Cuando hablamos de impermeabilizaciones existe una regla básica y la impermeabilización de terrazas no hace la excepción, es primordial detectar los lugares más afectados por el agua, y cuáles son los puntos críticos donde es necesario actuar para poder evitar futuras filtraciones. A veces, son varios los lugares por donde puede filtrar el agua, por dicha razón, es muy difícil descubrir todos los puntos de filtración. Esto hace que sea prácticamente imposible efectuar reparaciones cien por ciento efectivas, y así se fracasa en el intento de brindar soluciones definitivas. De modo que: cuando se trata de impermeabilizar terrazas, lo mejor es impermeabilizar el conjunto completo, o sea la terraza en su totalidad

La mejor manera de hacer que su terraza sea impermeable es durante la construcción, ya que permite que los materiales se adhieran de una manera más fácil. Las grietas causadas por la expansión y contracción del hormigón se pueden reducir considerablemente mediante aditivos de cemento que otorgan capacidades de impermeabilización al hormigón y también resisten la corrosión en barras de acero.

Cuando hablamos de impermeabilizar terrazas, estamos hablando de cubiertas o techos planos. Y precisamente, los techos planos, son sin dudas, los más difíciles de impermeabilizar. Requieren de un excelente trabajo hecho con sapiencia y eficacia, sobre todo, si estos no cuentan con una buena pendiente que favorezca el drenaje de agua.

Al no contar con suficiente pendiente o caída, el agua, se acumula en varios sectores formando las llamadas “piletas” (agua estancada) que permanecen varios días sin escurrir y haciendo que penetren por los capilares o entre alguna pequeña grieta o fisura. Esta es la principal razón por la cual la tarea de impermeabilizar terrazas debe ser un trabajo realizado con seriedad.


La mejor manera de impermeabilizar una terraza plana es usar una membrana impermeabilizante. Esta es una capa delgada de material impermeable que es continua y no ofrece ningún camino para que el agua ingrese a la estructura. La membrana se coloca en la parte superior de la losa estructural. En la parte superior de la membrana, se coloca un material de relleno. El material de relleno es necesario para dar una pendiente al final de la terraza. Esta pendiente corre hacia las salidas de drenaje.

La capa final es el final. Puede tratarse de un azulejo, una piedra o cualquier material que pueda resistir las condiciones exteriores. El acabado y las capas de relleno no contribuyen a la impermeabilización.

0 comentarios: