Flores de Fieltro



La elegancia acompaña a la imaginación.



Como se planteó con anterioridad, el fieltro supone una ventana para las oportunidades, tanto prácticas como creativas, que benefician al usuario, de la misma manera que, es un material que se deja llevar hasta los límites de la propia imaginación. Su uso es incalculable, gracias a su textura, ligereza y maleabilidad, el fieltro puede ser utilizado para cualquier cosa: adornos, decoraciones, regalos y hasta para crear elementos que complementen el estilo de un espacio en específico con un toque de originalidad.

Es por ello que, esta vez se hablara del uso del fieltro para crear la cereza del pastel del equilibrio y la elegancia dentro de un hogar. Flores de fieltro, aportan un aspecto armonizo y delicado a cualquier estancia, generando una sensación de prestigio, al igual que se asemeja a la tranquilidad y frescura que otorgan los elementos relacionados con la naturaleza.

 
¡Que hermosa rosaleda de fieltro!



Las flores hechas de fieltro están de moda en la actualidad, puesto que son sencillas de realizar, estéticamente hermosas y no perecederas. Tres factores a considerar al pensar en la imagen para una estancia. Mantiene la belleza de una flor eternamente, y la mejor característica de esta técnica artística  es que, a diferencia de las flores tradicionales, existen tantos tipos de flores de fieltro como el cerebro te permita imaginar.




Inicialmente se tomó la idea de la flor decorativa tradicional, para ello se necesitará fieltro de varios colores, perlas, aguja e hilo, además de, tijera y gis.

Primer paso: buscar e imprimir los moldes necesarios para los pétalos de cada flor.

Segundo paso: trazar con el gis el contorno del molde en el fieltro.

Tercer paso: cortar los pétalos siguiendo las figuras trazadas con anterioridad.

Cuarto paso: fijar los dobles con una plancha caliente.

Quinto paso: una vez que se tienen todos los pétalos, se cosen uno por uno uniéndolos 
con un vértice en común.

Sexto paso: se unen pétalos de diferentes medidas hasta que la flor quede del tamaño deseado.

Séptimo paso: se cose un pequeño parche circular para tapar los hilos de las costuras en el vértice

Octavo paso: se le agregan las perlas para completar la estética.
 ¡Voila! Una hermosa y sencilla flor de fieltro.


Flores de fieltro, ¡por doquier!


Es tan fácil enamorarse del fieltro que hasta soñaras con él



Otra tendencia destaca referente a las flores de fieltro, son las almohadas con flores
hechas de fieltro. Y la mejor parte es que para hacerlas se sigue la misma metodología necesaria para realizar las flores tradicionales, únicamente varía las medidas designadas guiándose por el tamaño del cojín o almohada en cuestión, obviamente. Es recomendable que la flor sea de gran tamaño, para así, captar la completa atención de los visitantes, además, mientras más grande ¡mejor!.

Se realiza la flor de la misma manera, para después tomar el cojín y coserle la majestuosa obra maestra.




Pruébalo tú mismo, llena tu casa de flores con ayuda del fieltro.








Gracias a manualidades.facilisimo por su hermoso aporte.

0 comentarios: