Imanes de neodimio: los más potentes



Un imán de neodimio, también conocido como imán de NIB o Neo. Es un imán permanente hecho de una alineación de neodimio, hierro y boro, los cuales son combinados para formar un compuesto que cristaliza en el sistema cristalino tetragonal. Fue desarrollado en 1982 por General Motor y la división de metales especiales de la Sumitomo Metal Industries. Se conoce como el tipo de imán de tierras raras más utilizado.

Imán de neodimio


Los imanes de neodimio son el tipo de imán permanente de mayor potencia desarrollado por el ser humano. Debido a su gran potencia, el imán de neodimio ha reemplazado a otros tipos de imanes en una gran cantidad de aplicaciones de la industria moderna que requieren mucha más potencia. Entre estas aplicaciones tenemos la fabricación de motores en herramientas inalámbricas, discos duros y sellos magnéticos.



Y no es solo eso, en la tecnología también, los imanes de neodimio han ido remplazando a los imanes tradicionales de alnico y ferrita en miles de aplicaciones que tienen en la tecnología moderna que requieren de poderosos imanes permanentes. Gracias a su gran potencia facilita el uso de piezas pequeñas y livianas.



Aplicaciones del imán de neodimio

Entre estas aplicaciones están, actuadores para las cabezas de lectura de discos duros, producción de imágenes por resonancia magnética nuclear (MR), pastillas para guitarras eléctricas, altavoces y auriculares, motores eléctricos y síncronos, entre otras de las muchísimas aplicaciones de las que forma parte este tipo de imán.


Existen dos vías que permiten la manufactura del imán de neodimio, estas son:

La metalurgia clásica de polvos, también llamada proceso de imanes sinterizados.

La solidificación rápida, también conocida como proceso de imanes de ligado.

Sin embargo, la enorme fuerza que genera este tipo de imán ha desarrollado riesgos que no se habían visto en otros tipos de imanes. Imanes de neodimio con un tamaño pequeño es lo suficientemente poderoso para causar lesiones graves en cualquier parte del cuerpo que quede pinzada entre dos imanes, o entre un imán y una superficie metálica, puede provocar incluso fracturas en cualquier parte del cuerpo.


Tomando en cuenta la reacción natural de una persona, esta debe tratar de soportar el dolor y hacer lo posible para aumentar la distancia entre los imanes para evitar que se sigan acercando.

0 comentarios: