Sencillos bombones para comer y disfrutar



El chocolate es uno de los placeres de la vida y al combinarlo con sabores exóticos se multiplica su sabor.

El chocolate es considerado un regalo de los dioses. Alrededor del mundo hay millones de personas que se declaran amantes de este delicioso alimento. Contrario a lo que muchas personas piensan el chocolate puede traer muchos beneficios para la salud.

No es un alimento necesario para el bienestar físico. Sus componentes los puedes conseguir en cualquier comestible y prescindir de su consumo sin problema alguno.


Pero, que triste sería la vida si nos privamos de un rico bombón de licor, una barra entera de chocolate o una taza líquida de este manjar. O si rechazamos un regalo en un bello frasco decorado por esa persona especial lleno de bombones hechos a mano.

En todas sus presentaciones causan pasión. Hay un cierto placer en ir a las tiendas y ver esas hermosas vitrinas con bomboneras de vidrio llenas de deliciosas creaciones. Es un regalo perfecto para cualquier ocasión. 

Todos los sabores son irresistibles.

Quién no espera que su enamorado llegue con una caja de bombones como regalo. No será necesario su consumo para la salud, pero en la vida se necesitan los placeres y más si es un alimento que no hace ningún daño.

El mercado del chocolate es amplio y curioso. Siempre está en busca de complacer a sus amantes con nuevas innovaciones y técnicas. Por ejemplo, hace poco se volvió muy popular la creación de un chocolate rosa.
Su fórmula es un misterio y no tiene nada que envidiarle al chocolate negro, blanco o de leche. Tiene un sabor frutal, sin la amargura típica del chocolate oscuro.
El chocolate puede venir en muchas presentaciones: oscuro, con leche, blanco, con fruta, hasta rosado. Las combinaciones las eliges tú. A la gente suele gustarle mucho las mezclas con chocolate. Por ellos los bombones son la presentación perfecta para los amantes que quieren una mezcla de sabores.

No podemos elegir uno. Hay que probarlos todos.
Son muchas las historias sobre la invención del bombón de chocolate. Lo cierto es que su creación fue un gran acontecimiento que nos dejó un sinfín de posibilidades gastronómicas. Y no solo en el mundo de los alimentos causan pasiones. 

En la decoración de mesas de postres este producto juega un papel fundamental. Las bomboneras de vidrio se han convertido en un indispensable a la hora de decorar festividades.

Junto con los frasquitos de vidrio y los jarrones, son el elemento perfecto para exhibir los lindos y ricos colores de tus bombones. Comerlos es un gran placer y prepararlos una actividad hermosa que despertará lo más creativo y dulce de ti. Además de aportar armonía y vistosidad en la decoración para tus fiestas.

Dale colorido a tu mesa con lindos bombones.


Pasos para hacer tus propios bombones decorados:
Este proceso es realmente muy sencillo. Una vez que lo hagas por primera vez no querrás parar hasta lograr todas las combinaciones.
Para hacer esta delicia de chocolate necesitas:

Un molde

Un tazón.

Espátula.

Un termómetro de cocina.

200 gramos de chocolate de tu preferencia. Puede ser blanco, de leche, oscuro.

Crema batida.

El primer paso es fundir el chocolate. Para esto hay dos maneras. Una es el típico baño María que todos conocemos. Y la otra es más sencilla, en el microondas. Es recomendable usar la primera, pero para aquellos que prefieren la rapidez, la segunda opción es la mejor.

Después de tener el chocolate derretido, debes tomar la temperatura. Este paso es muy importante, lo ideal es que esté a 30 y 35 grados °C. Si el chocolate está muy caliente, corres el riesgo que al ponerlo en la molde luego no lo puedas sacar.

Aunque parezca muy tentador comerlo derretido, es mejor que esperes para no te lastimes.

Posteriormente debes tomar tu molde y poner cuidadosamente el chocolate derretido hasta que lo llenes por completo. Dale suaves golpes para eliminar las burbujas de aire.Luego giras el molde y lo pones patas para arriba.

Lo ideal es que elimines el exceso, dejando solo una delgada capa de chocolate.

Mete el molde en el refrigerador y déjalo estar allí unos 15 minutos. Que no sea por demasiado tiempo. Si el chocolate se enfría más de la cuenta toma un color grisáceo y poco atractivo.

Para el relleno debes cocinar la crema. Hiervela para que el chocolate quede mejor. Cuando llegue a su punto de ebullición colócale la misma cantidad de chocolate.
Para mayor sabor agrégale una cucharadita de cáscara de limón o un poco de café ¡Tu escoges el sabor que más te guste!

Disfruta de tus creaciones. Haz las formas y sabores que más te gusten.

Deja que el relleno se enfríe, de lo contrario derretirá el chocolate en el molde y será un desastre. Ponlo un momento en el refrigerador para que esto no ocurra.

Después viértelo en el molde con la capa delgada de chocolate ya frío y ¡Listo! Deja la combinación enfriarse lo suficiente para poder desmoldarlo ¡Tendrás tus bombones hechos en casa para decorarlos, disfrutar y comerlos!

0 comentarios: