¡Diferentes soluciones para tus pendientes!

¡Diferentes soluciones para tus pendientes!



Probablemente te haya sucedido que a primera vista te gusten unos adorables pendientes, pero cuando te los pones aparece un problema molesto - no se quedan fijos, cuelgan a una distancia de tu oreja o te aprietan demasiado y son demasiado incómodos. No te rindas, hay una solución muy práctica! En este artículo compartiré algunas opciones clásicas para su uso y reparación.


Ponte el pendiente en la oreja:


El mal funcionamiento estético de los pendientes caídos puede ser causado por su tamaño o peso excesivo. Si el diseño es demasiado voluminoso, como modelos con perlas o cuentas en un tornillo, surgiría tal problema. 


Te ofreceremos dos soluciones sencillas: discos grandes que se llevan con el tornillo de fábrica de los pendientes o para sustituir completamente el tornillo. 

La primera opción sería más difícil de implementar, pero la segunda es totalmente llevada a cabo por ti mismo. Discos más grandes unidos al tornillo cubrirían una parte más grande de la oreja. Así el peso del pendiente se distribuye uniformemente y el disco no lo dejaría colgar. 

¡Diferentes soluciones para tus pendientes!
¡Tú eliges el pendiente que más te favorezca!

Estos discos suelen ser de plástico rígido transparente, pero también de metal.

El problema con los modelos que cuelgan, se puede resolver a medida que se ponen tornillos más grandes - la variedad es grande. Con respecto a los modelos individuales de pendientes que tiene una influencia diferente. Mira las joyerías y encuentra las tuyas. Experimente cuál es el diseño que mejor te queda y el que más te conviene.

Asegura tu comodidad:


Los modelos largos y colgantes son muy bonitos y diferentes, pero su peso a menudo no se puede conformar. Tales pendientes estirarían el lóbulo de la oreja y en el uso duradero para dañar y estirar tus agujeros. 

¡Diferentes soluciones para tus pendientes!
¡Utiliza este tipo de pendientes en ocasiones especiales!


Es mejor usar estos modelos sólo unas pocas horas al día, por ejemplo en ocasiones especiales. Si el diseño lo permite, ¡hazlas de nuevo! Puedes quitar algunos elementos y aligerarlos. 

De esta manera los usarás más a menudo. Si no es posible procesarlos, siempre puedes convertirlos en un colgante, anillo o elemento para añadir a un collar.

Los pendientes con un clip o tornillo a veces tienden a ser muy compresivos e incómodos.

¡Diferentes soluciones para tus pendientes!
Diferentes tipos de zarcillos

Uno de los primeros pasos para resolver estos problemas es decidir qué tipo de cierre se ajusta mejor a sus necesidades. Hay almohadillas blandas en forma de discos, especialmente fabricadas para varios modelos de pendientes. 

Colocados en un clip o tornillo, son una solución práctica para reducir la presión de la hebilla en el lóbulo de la oreja. Están hechos de plástico y material poroso y no son caros en absoluto.

Si ya has intentado usar aretes con estas almohadillas, pero aún así te están presionando, puedes buscar los servicios de un joyero. 

Los especialistas en este campo saben cómo ajustar los modelos de la joyería de masa, así como su propia joyería original. En sus capacidades es hacer que se sientan cómodos para ti personalmente. 

También busca pendientes con un clip que permita ajustar la presión como los de piñones atornillables.

Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios