Los recortes en la producción petrolera saudí superan la promesa de la OPEP

Los recortes en la producción petrolera saudí superan la promesa de la OPEP
El cártel ha implementado casi el 80 por ciento de su acuerdo para reducir la producción.

El principal exportador, Arabia Saudí, redujo más de lo prometido, mientras que sus aliados cercanos, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, también hicieron importantes reducciones. Esas restricciones deliberadas se vieron agravadas por las caídas involuntarias de la producción en Irán, objetivo de las sanciones de Estados Unidos, y en Libia, que estaban exentas del acuerdo del grupo.

La producción de los 14 miembros actuales de la Organización de Países Exportadores de Petróleo cayó en 930.000 barriles diarios el mes pasado a 31,02 millones, según una encuesta de Gasopedia a funcionarios, analistas y datos de seguimiento de buques. El 15º miembro de la OPEP, Qatar, abandonó el grupo a finales de diciembre.

La OPEP y sus aliados renovaron su acuerdo de recortes de producción en diciembre, después de una caída del 40 por ciento en los precios del crudo, provocada por los flujos récord de esquisto estadounidense y las dudas sobre la fortaleza de la demanda. El grupo, conocido como OPEP+ e integrado por Rusia, acordó retirar 1,2 millones de barriles diarios del mercado, en comparación con los niveles de octubre, durante los primeros seis meses de 2019.

La parte de la OPEP en la reducción es de 800.000 barriles diarios, que serán entregados por 11 miembros, excluyendo a Irán, Libia y Venezuela. Esos 11 países implementaron el 79 por ciento de los recortes prometidos en enero, encontró la encuesta. Eso significa que tendrían que cortar otros 170.000 barriles al día para aplicar plenamente el acuerdo.

El acuerdo de la OPEP+ desafió la presión del presidente estadounidense Donald Trump para mantener los flujos de petróleo y los precios bajos. Los futuros de crudo del West Texas Intermediate subieron más del 18 por ciento el mes pasado, la mayor ganancia de enero registrada, y cotizaron justo por debajo de los $54 el barril el viernes.

Promesa Saudita

Arabia Saudita cumplió con su promesa de comenzar el acuerdo rápidamente y sin demora. Redujo la producción en 450.000 barriles diarios a partir de diciembre hasta alcanzar los 10,2 millones, aproximadamente un tercio más profundo de lo requerido por los términos del acuerdo. Esto supone una enorme reducción de la producción récord de 11,1 millones de barriles diarios en noviembre.

El Ministro de Energía Khalid Al-Falih dijo que espera reducir la producción de petróleo "muy por debajo" del objetivo del reino y prometió recortes más profundos en febrero. Su límite voluntario bajo el acuerdo de la OPEP+ es de 10,3 millones de barriles diarios.

Irak, que entre los principales productores de la OPEP tuvo el peor resultado en la aplicación de la anterior ronda de recortes de producción acordada en 2016, inyectó 4,69 millones de barriles al día el mes pasado, por encima de su objetivo acordado de 4,51 millones.

Cortes no planificados


Como suele ocurrir con la OPEP, gran parte de los bordillos eran involuntarios. La producción de Irán cayó en 150.000 barriles al día, a 2,74 millones, ya que las sanciones de Estados Unidos desanimaron a los clientes. La producción ha bajado un 39 por ciento desde que Trump anunció en mayo que abandonaba un acuerdo nuclear con la República Islámica.

Libia, plagada de enfrentamientos y disturbios desde la caída del ex líder Moammar Qaddafi en 2011, bombeó 900.000 barriles diarios en enero, una caída de 100.000 y la más baja desde julio. El mayor campo petrolero del país, Sharara, permanece cerrado después de haber sido ocupado por un grupo armado durante casi un mes. Las exportaciones de la nación también se han visto obstaculizadas por el cierre repetido de terminales petroleros debido al mal tiempo.

Aunque Venezuela registró un pequeño aumento de producción de 50.000 barriles por día a 1,27 millones el mes pasado, su industria sigue siendo vulnerable. Los EE.UU. impusieron sanciones radicales contra su compañía petrolera estatal, lo que podría resultar ser un embargo petrolero de facto a menos que el presidente Nicolás Maduro se doblegue ante la presión de la administración Trump y se haga a un lado.

Los ministros de la OPEP+ se reunirán de nuevo en marzo en la capital azerbaiyana de Bakú para evaluar si necesitan prorrogar su acuerdo de producción de petróleo más allá del verano. La incertidumbre sobre el impacto de las sanciones estadounidenses en dos de sus miembros puede desempeñar un papel decisivo en sus deliberaciones.

Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios