Cómo salir de la rutina y empezar a vivir la vida que deseas


La vida llega en oleadas de novedad y familiaridad. Cuando las cosas son nuevas para nosotros, ya sean metas, situaciones de vida o trabajos, nos dan este torrente de emoción y miedo que nos empuja a seguir adelante. A través de lo bueno y lo no tan bueno, estas olas de novedad nos dan la oportunidad de empezar de nuevo y alimentar nuestro deseo de mejorar nuestras vidas.

Por otro lado, cuando las cosas se vuelven demasiado familiares, es fácil caer en viejos hábitos y sentir que no estamos llegando a ninguna parte. Este sentimiento eventualmente se convierte en algo que comienza a consumir nuestros días y caemos en una rutina.

Una vez en esa rutina, puede ser difícil salir, a pesar de que usted es muy consciente de que se ha atrapado en un ciclo de hacer las mismas cosas y no obtener resultados.

La buena noticia de estar en una rutina es que es totalmente posible salir de ella, sólo se necesita un poco de estrategia y auto-exploración. Si eres una de las muchas personas que sienten que la vida se ha vuelto sosa o repetitiva, echa un vistazo a esta guía para ayudarte a salir de tu rutina y volver a la vida que deberías estar viviendo.

1. Averigüe qué tan profundo es su intestino

No toda la rutina va a ser igual. Algunas personas pueden llegar a darse cuenta de que se sienten atrapadas, hacer un pequeño ajuste de dirección y volver a encaminarse rápidamente.

Otros, sin embargo, pueden estar en una rutina durante varios años antes de que averigüen exactamente qué es lo que está mal y, para entonces, es un poco más difícil cambiar su curso para que usted pueda ir en la dirección que desea ir.

Cuando empieces a notar la sensación de estar atascado o atrapado en tu situación actual, aférrate a esa sensación y evalúa la. ¿Cuánto tiempo ha estado sucediendo esta sensación? ¿Es esto algo que ha aparecido recientemente o es algo con lo que has estado lidiando durante años pero que sólo ahora estás notando? Y lo que es más importante, ¿qué tipo de sentimientos se están produciendo con este cambio de mentalidad?

Aunque estar en una rutina puede sentirse relativamente similar en todos los aspectos y señalar una falta de felicidad en la vida de uno, hay diferentes emociones que se pueden experimentar cuando se llega a la conclusión de que uno está en una rutina. Algunos pueden estar enojados, otros pueden estar frustrados, y otros simplemente pasando por una depresión de la que no pueden deshacerse.

Es importante tener en cuenta esta última parte, ya que algunas personas pueden tener todo lo que desean, pero podrían estar lidiando con un problema importante de salud mental, como la depresión. La depresión se manifiesta a través de síntomas como la falta de interés en las actividades diarias, la fatiga y los sentimientos de desesperanza y tristeza, y la falta de trabajo y otras responsabilidades[1].

Si no estás lidiando con la depresión, la buena noticia es que todo lo que necesitas son algunas alteraciones en tu vida para sentirte feliz de nuevo. Si usted está lidiando con una forma de depresión, es importante que busque la ayuda que necesita y, si es necesaria, puede ocuparse de cualquier cambio en su vida después de haber abordado su depresión.

2. Determine en qué parte de su vida siente descontento

Estar atrapado en una rutina puede ser una señal de que toda tu vida necesita ser repasada, pero no siempre es así. A veces nos sentimos mal en el trabajo, pero podemos sentirnos perfectamente bien cuando salimos con amigos o en casa. En cambio, podemos sentirnos atascados en una rutina en nuestras vidas personales y podemos sentirnos muy felices con el progreso que hemos hecho en nuestras vidas profesionales.

Independientemente de si su celo significa un problema de toda la vida o sólo un problema individual o en varias partes, usted tiene que echar un vistazo a su situación actual de la vida para determinar dónde no está consiguiendo que sus necesidades sean satisfechas.

La manera más fácil de hacer esto es utilizando una herramienta de fijación de objetivos como la Rueda de la Vida de Zig Ziglar, que identifica algunas de las principales secciones de la vida que la gente puede desear mejorar para experimentar el equilibrio en todos los aspectos de su vida[2].

Este recurso se centra específicamente en las siguientes categorías:

  • Metas Físicas/Salud
  • Metas personales y sociales

  • Metas de Trabajo y Carrera

  • Metas de la familia (Las metas de la relación y la amistad pueden caer aquí también.)

  • Metas Espirituales

  • Metas financieras

  • Metas de la Mente/Intelecto

Empieza por repasar cada una de estas secciones de la vida y preguntarte, ¿estoy 100 por ciento contento en esta área?

Si es así, ¡felicidades! Esa es una sección menos en la que tendrá que trabajar para salir de su rutina.

Sin embargo, si la respuesta es no, tómese su tiempo para anotar las maneras en que puede mejorar esa sección. Por ejemplo, si sientes que el aspecto laboral y de carrera de tu vida podría mejorarse, tal vez eso significa que necesitas cambiar completamente de trabajo y trabajar hacia lo que amas o tal vez sólo necesitas averiguar cómo conseguir un aumento o una promoción.

Cualesquiera que sean las ideas y visiones que te hagan más feliz, escríbase para que puedas consultarlas más tarde cuando empieces a trabajar hacia lo que quieres.

3. Comience de a poco y fije metas gradualmente


Usted no puede cambiar su vida de la noche a la mañana y tratar de hacerlo puede traer tanta frustración y estrés como lo puede hacer estar en una rutina. Revisa tus metas cada día y pregúntate, ¿cómo puedo trabajar hacia esto hoy?

Para los objetivos más pequeños como romper un mal hábito/crear un buen hábito o simplemente apretar más tiempo en su día, usted será capaz de hacer estos cambios con bastante facilidad.
Para metas mucho más grandes que tomarán tiempo, recuerda romperlas, establecer metas finales específicas y establecer marcos de tiempo, y permanecer atento en tu vida diaria para que no termines a la deriva a lo largo de tus días y regreses a donde estás en el momento actual[3].

Reflexiones finales

Lo más importante que debe recordar es no sentirse mal o intimidarse a sí mismo. Todo el mundo pasa por surcos, grandes y pequeños, en algún momento de su vida. La forma en que tu vida transcurra a partir de ahora depende enteramente de lo que hagas una vez que te des cuenta de que estás en uno!


Quizás te interese

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios