CIUDAD DE MÉXICO.

El proceso electoral ya arrancó y candidatos a gobiernos estatales están acusados por presuntamente cometer delitos como corrupción y violación.

Uno de los casos es el de María Eugenia Campos, aspirante panista al gobierno de Chihuahua.

La Fiscalía General de Chihuahua acusa a campos de haber recibido sobornos por al menos 10.3 millones de pesos entre 2014 y 2016 del exgobernador del estado, César Duarte, hoy preso en Estados Unidos por desfalco al erario estatal y asociación delictuosa.

La defensa de Campos ha tramitado reiterados amparos que han impedido que el proceso avance. La panista asegura que es víctima de violencia política y de género.

Otra caso es el de Félix Salgado Macedonio, aspirante morenista, al Gobierno de Guerrero quien inició campaña en medio de acusaciones de violación agravada y agresiones sexuales.

Salgado Macedonio está inmiscuido en una investigación en la Fiscalía General Estatal, por presuntamente abusar sexualmente de una periodista en 2016.

También fue acusado de la violación de una menor en 1998.

Se ha hecho público que una de las víctimas acusa a Salgado Macedonio de abusar sexualmente tres veces de ella, golpearla y amenazarla de muerte.

Al iniciar su campaña electoral, Salgado Macedonio aseguró ser víctima de un linchamiento político y mediático sin precedentes.

En ambos casos los procesos judiciales continúan.

Se prevé que esta semana se lleve a cabo una nueva audiencia contra Maru Campos, mientras que la investigación en contra de Salgado Macedonio sigue su curso legal para determinar si se ejerce o no acción penal.

Looks like you have blocked notifications!