Aunque los drones se crearon al calor de las necesidades militares hace ya más de dos décadas, su usos más allá del terreno bélico se han ido extendiendo. Actualmente, cualquier persona puede hacerse con una de estas aeronaves no tripuladas y en España se encuentran de todo tipo de iniciativas relacionadas con la vigilancia o la logística.

Precisamente esta última industria está ávida de novedades relacionadas con la distribución aérea. Tanto que compañías como UPS ya trabajan en plataformas aéreas muy similares al dron de Natilus, una compañía californiana especializada en el mundo este mundo de los drones.

Si bien el transporte de mercancías en drones se ha reducido tradicionalmente a entregas puntuales de paquetería, Natilus apunta directamente a lo más grande. Su capacidad y autonomía lo hacen perfecto para el transporte de mercancía en contenedores de aviación, exactamente los mismos que viajan —por millones— alrededor del mundo todos los días.

Dron carguero

Natilus es una de las pioneras en la industria a las aeronaves cargueras no tripuladas de gran tamaño. Un segmento que, hasta ahora, había permanecido en una segunda línea por detrás de las apuestas de la movilidad aérea personal; compuesta fundamentalmente de taxis urbanos o aeronaves de largo alcance.


Nutilus N3.8T

Volatus Aerospace

“El Natilus N3.8T [como lo han denominado comercialmente] es el primero de una familia de aviones de carga de próxima generación”, anuncian desde la compañía. Quienes apuntan a que este dron está enfocado en reducir “drásticamente” el coste de operación y el impacto ambiental que actualmente llevan a cabo otros aviones.

En cuanto a especificaciones, cuenta con un par de motores turbohélice encargados de empujar los 8.618 kilogramos que el dron tiene de peso máximo en el momento del despegue. La autonomía, según recoge la compañía en su página web, llega hasta los 1.667 kilómetros con una capacidad de carga de 3.855 kilogramos.

Este último número es todavía más importante si se tiene en cuenta que será compatible con los contenedores LD3 que actualmente viajan en las bodegas de los aviones de pasajeros. Esto le permite ser interoperable con otros tipos de aeronaves y no tener que adaptar las cargas a un formato específico para el dron.

Lo hará, además, con dos modalidades de vuelo con el fin de adaptarse a la legislación de cada país. Una que recurre la navegación totalmente autónoma propia de un dron dotado con inteligencia artificial y otro en el que un operador se encargará de volarlo a distancia.

“El Natilus N3.8T ofrece aproximadamente un 60% más de volumen de carga que los aviones tradicionales del mismo peso“, apuntan desde la compañía. Algo que se consigue despidiéndose de una cabina de vuelo y de los pilotos. “Al mismo tiempo reduce el coste y el dióxido de carbono en un 50%.

Este modelo de dron pasó satisfactoriamente la prueba del túnel de viento en 2021 y espera convertirse en una realidad en 2025. Los planes de Natilus para esta línea de aeronaves pasa por la creación una más grande capaz de acarrear con 130 toneladas junto con una autonomía de 8.200 kilómetros, según New Atlas.

En un comunicado emitido el pasado septiembre, la compañía anunció que Natilus anunció que ya tenía más de 6.000 millones de dólares en pedidos iniciales de las principales aerolíneas de todo el mundo, con una cartera de pedidos de 400 aviones. “Si reemplazan sus flotas de Boeing y Airbus con nuestras soluciones, las aerolíneas cargueras podrían incrementar el margen al 33%” desde el 4% actual, según comentó Aleksey Matyushev, CEO y cofundados de Natilus.

Reducir el coste del flete aéreo hasta en un 50% traerá productos más frescos a nuestras tiendas, permitirá que florezca el comercio electrónico transfronterizo y permitirá el desarrollo de regiones con poco infraestructura”, aseguró Matyushev en la presentación del primer operador del N3.8T.

Drones repartidores

Hace casi un año arrancó en España una iniciativa de reparto logístico utilizando drones. El ‘laboratorio’ elegido fue el madrileño barrio de Villaverde posicionando a las azoteas de los edificios como centro de entrega fundamentales para los drones.

A diferencia del N3.8T de Natilus, el elegido es un cuadricóperto mucho más parecido a los drones domésticos, solo que adaptado para poder acarrear un paquete al mismo tiempo. El funcionamiento es muy sencillo: el usuario realiza un pedido online y en cuestión de minutos lo tiene en la azotea o en su terraza si es de suficiente tamaño.


Drones Villaverde

GesDron

Omicrono

La gran ventaja que aportan iniciativas como esta es que descongestionan la ciudad al sacar de las calles una parte de los vehículos rodantes. Una consecuencia directa también es que “tienes menos contaminación, algo que es fundamental”, indicó Ángel Niño, concejal y delegado del Área de Innovación y Emprendimiento en Madrid, a EL ESPALOL – Omicrono.

Lejos de las calles, pero también dentro del sector logístico, se encuentran los drones que DHL instaló hace año y medio en su centro de Quer (Guadaladajara). En la localidad castellanomanchega se encuentra todo un ejército de drones al servicio de los humanos.

“Elimina la necesidad de que el operador realice trabajos en altura”, según comentó José Luis González, IT Business Partner del sector Retail en DHL Supply Chain. Estos drones tienen una velocidad de 30 centímetros por segundo y escanea, de media, un soporte cada 7 segundo. Unos 500 códigos a la hora y unas 6 veces más rápido que el trabajo realizado por un humano.

Looks like you have blocked notifications!