Nació en el Chaco pero, siendo apenas bebé de días, Lizy Tagliani se instaló en Buenos Aires junto a su mamá, Celestina Gallardo. Su infancia no fue nada fácil. Y no sólo por su condición humilde, sino también por haber decidido ser leal a su identidad de género en una época teñida por los prejuicios.
Nació en el Chaco pero, siendo apenas bebé de días, Lizy Tagliani se instaló en Buenos Aires junto a su mamá, Celestina Gallardo. Su infancia no fue nada fácil. Y no sólo por su condición humilde, sino también por haber decidido ser leal a su identidad de género en una época teñida por los prejuicios.

1. Nació el 12 de septiembre de 1970 en San Fernando, una localidad chaqueña cerca de Resistencia. Tenía solo 20 días de vida cuando su mamá, Celestina Gallardo, decidió mudarse a Buenos Aires. Era madre soltera y no quería que dieran a su hija en adopción, algo muy común en esa época.

2. Vivió siempre en la zona sur del Conurbano bonaerense. Hasta los ocho años eran vecinas en La Cumbre, un barrio humilde de Burzaco. Habitaba en una casa precaria con techo de chapa.

3. José Rojas, un carnicero que se casó con Celestina, fue quien la crió y le dio el apellido a Lizy. Se mudaron a Adrogué luego de un trato que el hombre hizo con su madre: “Quedate en mi casa con tu hijo, cuidame hasta que me muera y después les queda a ustedes”. Lizy considera a tres hombres como sus papás. Rubén Agüero, el primer marido de su mamá. José Rojas, “nuestra luz, quien nos salvó con amor”. Y Jorge Tagliani, que se casó con Celestina cuando enviudó: “Era la felicidad de mamá”.

4. A los siete años, por el entonces Día de la Raza (hoy de la Diversidad Cultural), en el acto escolar debía representar a un escocés y le pusieron una pollerita a cuadros. Ella pensó: “Esto es lo mío”. Ese día se sentó en el auto frente a su mamá y su papá y les dijo: “Yo me quiero llamar Carla Marina Marconi”. Nunca supo de dónde sacó ese nombre.

5. Su mamá trabajaba de empleada doméstica, cosía y cortaba el pasto a los vecinos. Lizy la acompañaba a los siete años a la casa de doña Polo -la empleadora- y entonces conoció la ducha por primera vez. Hasta ese momento su mamá calentaba agua en unos tachos de aceite de cinco litros, la vertía en una palangana y así se bañaba.

6. Es fanática de los autitos de colección: tiene 400. El año pasado decidió comprar un auto clásico. Quería un Fiat 600 pero terminó llevándose un Peugeot 404 rojo.

Si bien su intención era adquirir un Fiat 600, terminó llevándose un Peugeot 404 color rojo. "Comprado, ¡jaaaa!”, celebró con sus seguidores en las redes sociales, y publicó la primera selfie mientras cargaba nafta. @lizytagliani
Si bien su intención era adquirir un Fiat 600, terminó llevándose un Peugeot 404 color rojo. “Comprado, ¡jaaaa!”, celebró con sus seguidores en las redes sociales, y publicó la primera selfie mientras cargaba nafta. @lizytagliani

7. De chica uno de sus juegos favoritos era imaginar que manejaba un vehículo. Sentada en una silla, aceleraba y frenaba. Incluso cuando viajaba en el colectivo, imitaba en el aire el gesto del volante. Una vez encontró piezas de un Peugeot 403 que habían desmantelado cerca de su casa, en Camino de Cintura. Se las llevó a su casa, las puso en un cajón de manzanas y creó su propio auto.

8. Su mamá se encargó de mitigar las carencias. Comían pan al horno que le sobraba a don Aguirre con un poco de verdura que le daba don Romero. Jamás le decía a su hija: “No tenemos para comer”, sino que llamaba “a cenar” y servía eso.

9. Lizy dormía en una piecita con techo de cartón. “Con la cucha de mis perros y todas las carencias, era mi hogar. Mi mamá cocinaba en un calentador número 5 que tenía que sacar afuera por el olor a kerosene. ¡Y yo era feliz! Tenía mucho amor a mi alrededor “.

10. Si llovía, con su mamá se ponían unas bolsas de nylon en las zapatillas para caminar las cuatro cuadras de barro hasta llegar a Camino de Cintura y tomar el 306 que las llevaba al colegio y al trabajo.

Tina, la madre de Lizy Tagliani, murió el 8 de diciembre de 2011.  “Festejábamos el cumple de Jorge Ibáñez. Cantaba Cecilia Milone, una milonga de esas que a vos te gustaban, y de repente sonó mi teléfono y me avisaron que habías partido. Disimulé, me fui calladita para no cagar la fiesta. Las cuadras se hicieron eternas, la ruta interminable y finalmente llegué. Se acabó y ya nunca más serías la Tina que conocí. Todo cambió desde ese día”
Tina, la madre de Lizy Tagliani, murió el 8 de diciembre de 2011. “Festejábamos el cumple de Jorge Ibáñez. Cantaba Cecilia Milone, una milonga de esas que a vos te gustaban, y de repente sonó mi teléfono y me avisaron que habías partido. Disimulé, me fui calladita para no cagar la fiesta. Las cuadras se hicieron eternas, la ruta interminable y finalmente llegué. Se acabó y ya nunca más serías la Tina que conocí. Todo cambió desde ese día”

11. Zulma, una amiga del colegio y la hija del fotógrafo, vivía en una casa que tenía dos habitaciones, una cocinita, un baño, un patio de cemento y techo de loza. Era humilde, pero para Lizy era millonaria. Cuando Lizy la invitaba, al momento de pasar el tejido le decía a Zulma que su casa era tan grande como la suya, pero que era para abajo, que era subterránea.

12. Mónica Escobar, otra amiga, un día le dijo: “Yo te acepto como sos. ¡Soy tu amiga y siempre vamos a estar juntas!”. Lizy llegó feliz a su casa y se lo contó a su mamá, que le respondió: “¿Y no te preguntó si vos la aceptás a ella?”.

13. En la primaria le aseguraba a los docentes y compañeros que si no la llamaban Carla Mariana Marconi, sufría desmayos. Cada vez que la llamaban Luis hacía como que le agarraba un ataque, daba vueltas por la vereda para un lado y para el otro. Así logró hacer que la llamaran Carla.

14. A Adrogué llegaron unos vecinos oriundos de Bolivia. Los chicos iban a primer grado, segundo y cuarto, y Lizy, a séptimo. “Doña Julia, yo le doy clases particulares todos los días a sus hijos y usted me paga con alfajores”, le propuso a su vecina, la madre de los niños y dueña del almacén de la esquina de su casa. Entonces, al final de la semana, la madre le daba una caja que traía seis. “Hasta que repitieron y me dijo: ‘No vengas más a darle clases a mis hijos’. Yo siempre fui muy limitada para estudiar”.

"Fue una infancia alegre, con muchas necesidades, por ejemplo, la ducha. La conocí en la casa de mi tía Pola"
“Fue una infancia alegre, con muchas necesidades, por ejemplo, la ducha. La conocí en la casa de mi tía Pola”

15. Si su mamá la veía angustiada porque alguien no la invitaba a algún lado, le decía: “Cuando yo te fui a tener a vos, estaba sola. Naciste sola. Así que todo lo que quieras hacer, lo vas a poder hacer sola. No necesitás de nadie”. Lizy recuerda: “Yo siempre tuve un apoyo muy grande de mi mamá y de los hombres que la acompañaron, porque la amaban a ella y, con su carácter, no la iban a contradecir… Fue una mujer que se murió sin tomar una aspirina para calmar el dolor. ¡Imaginate la fuerza que tenía!” (Teleshow).

16. “Mi papá se aparecía con camiseta, rodillera, tobillera y me mandaba con la pelota bajo el brazo a jugar al fútbol al potrero. ¿Y yo que hacía? Me ajustaba bien el pantaloncito a la cintura, le daba la pelota a mis amigos y me iba con las chicas a jugar a las Power girls o a los superhéroes”. (Olé, julio, 2015).

17. A los 13 años su papá la encontró preparándose para ir a su primera matiné pero vistiéndose con ropa de hombre. Don Rojas le dijo que si ella quería ser mujer no tenía que usar ropa masculina. Desde ese momento siempre usó prendas femeninas.

18. A los 17 años, al salir de un boliche, un auto le hizo luces, se acercó y era su papá. Fueron de Temperley hasta Adrogué en silencio. Cuando llegaron a la casa él le dijo que, si se quería vestir de mujer, tenía una familia a la que le podía pedir que le comprara ropa y no tenía que andar pidiendo prendas por ahí. “Mi papá era un genio, una persona con muy poca educación formal pero muy abierto e inteligente. Siempre me apoyó en todo y lo único que quería era la felicidad para mí, como todos los padres. Lo que pasa es que a algunos les cuesta más que a otros”.

Muy querida por todos, sus cumpleaños son una gran fiesta
Muy querida por todos, sus cumpleaños son una gran fiesta

19. En una época coincidía la hora de gimnasia con un programa de la tele en que Valeria Lynch cantaba con sus invitados. Sabiendo que Lizy adoraba el programa pero no la actividad física, su mamá le consiguió un certificado médico que la eximía de hacer deportes.

20. Iba siempre a bailar con sus amigas Patricia, Paulita y Florencia, que eran muy lindas. “Si quería entrar a un boliche, por ahí a mí no me querían dejar pasar, pero como entraban ellas, decían: ‘Bueno, vamos a tener que dejarla entrar a esta porque si no, las pibas se van…’”.

21. En esa época le gustaba mucho un chico que no la registraba. Probó llevándole cartas, regalos. “Un día me dije: ‘Hoy lo voy a conquistar’. Llegamos al boliche todas, yo digo: ‘Ustedes cualquier cosa me siguen a mí’. Entonces, estaba en el boliche cuando él pasa por al lado y yo: ‘¡Ah!’, me caí redonda al piso para que me rescate”.

22. La anécdota sigue. “Me agarró, me levantó y me empezó a hacer pa, pa, me daba unos cachetazos, y yo por adentro, no sabés el dolor que tenía. Pero estaba desmayada, no podía reaccionar y decirle: ‘Es una joda’, porque me mataba. Entonces por adentro decía: ‘Aguanto dos cachetazos más y reacciono’”. (Teleshow).

Activa en las redes sociales, Lizy Tagliani no solo lee los comentarios que le dejan sus seguidores también se toma el tiempo de mirar los mensajes que le dejan ¡y los responde sin filtro!
Activa en las redes sociales, Lizy Tagliani no solo lee los comentarios que le dejan sus seguidores también se toma el tiempo de mirar los mensajes que le dejan ¡y los responde sin filtro!

23. “Todo lo conseguí y viví la vida tan naturalmente. No me interesa militar. Todos somos discriminados y discriminadores. Solo nosotros somos capaces de ponerle freno a una palabra. Me pegaron por ser bocona, pero no por ser travesti. Desde los 13 años que me visto de mujer. Sumado a que no soy muy linda, imaginate las barbaridades que me decían. La mayoría se siente muy atraído por la parte masculina del travesti, pero te tienen que tratar como una mujer”. (Teleshow).

24. “No me considero que nací en un cuerpo equivocado, ni que tengo una mujer encerrada en el cuerpo de un hombre. Dentro de las mismas minorías hay mucha discriminación. Hay boliches gay friendly donde los travestis no pueden entrar”.

25. Trabajó de administrativa, fue adicionista en una parrilla y panera. “Desde muy chiquita sabía que quería tener tetas y que no quería salir a ejercer la prostitución. Me vi mariquita, muy afeminado y dije: ‘Bueno, me hago peluquera’. Me fue muy bien, empecé de muy abajo. No hice mi fortuna con los famosos, vinieron después. Siempre trabajé en la peluquería”.

Participó en el Bailando en el 2014 y regresó en 2016
Participó en el Bailando en el 2014 y regresó en 2016

26. En el año 1998 dejó de estudiar Sociología y empezó a trabajar como peluquera 14 horas por día.

27. Aprendió el oficio en la peluquería y al mes ya estaba haciendo la planchita. Una clienta le pidió que le cortara el pelo, pero como todavía no sabía usar las tijeras, fingió que lo hacía imitando el ruidito, después le hizo la planchita, que era lo único que sabía hacer. La mujer la miró y le dijo: “Me encanta”, y nunca más dejó de atenderse con ella.

28. Empezó en un local de Lomas de Zamora. Si con una clienta “no pegaba onda”, lo decía, y aunque la clienta se quisiera atender con ella, no aceptaba. Harto, el encargado del local decidió trasladarla a Riobamba y Santa Fe. Al principio sus compañeros no le pasaban clientas hasta que entró una mujer llamada Alicia y a cinco minutos de cerrar le pidió un servicio completo. Lizy la atendió sin problemas, la mujer quedó feliz y al otro día la llamó para que atendiera a su esposo. Era Roberto Galán.

29. Otra vez acompañó a una de sus clientas a hablar a un programa de América. Esperaba en su camarín cuando entró Connie Ansaldi y le ordenó que la peinara. Lizy no era del canal, pero le dio vergüenza decírselo y la peinó. Al otro día, Connie pidió por ella y en la producción le explicaron que Tagliani no trabajaba allí. La periodista, avergonzada, le llevó un regalo a su peluquería. Fue ella la que le presentó a otras figuras conocidas como Viviana Canosa, Nicole Neumann y Marcelo Polino. Entre secadores y cepillos, terminaron convirtiéndose en los primeros espectadores involuntarios de sus monólogos. “Siempre me decían que tenía que dedicarme a hacer shows. Hasta que hice uno y vinieron a verme. Así empezó todo”.

Lizy Tagliani, en el teatro
Lizy Tagliani, en el teatro

30. “A veces no volvía por semanas a mi casa porque me la pasaba trabajando. En la peluquería se trabajaba 16 horas: dormía en el local, me quedaba para cuidar, hacía de serena, de todo”, contó en PH.

31. En 2006 se presentó al casting de Gran Hermano. Un notero de Canal 26 le preguntó. “¿Por qué querés participar?”. “Porque me gusta la televisión, me gusta actuar”, respondió. Hasta ahí, lo esperable. Entonces asomó su naturalidad, carisma y la ruptura de prejuicios: “Y bueno, encima soy travesti, sumale eso. Me parece que es la única posibilidad que tengo para demostrar algo”.

32. “¿Cuál es la sorpresa que tiene la casa de Gran Hermano, siendo que ya se vio cómo es el juego?”, agregó el notero de Canal 26. Lizy Tagliani tomó aire. Y dijo: “La sorpresa que tie… Yo tengo sorpresa”.

33. Era muy amiga de Nicole Neumann cuando la modelo estaba en pareja con Fabián Cubero. Vélez salió campeón y Lizy le hizo color en el pelo a todo el plantel.

Cuando la actriz alcanzó la fama, decidió entregarles el 50% de la peluquería a sus empleados para de esta manera asegurar la continuidad del negocio.
Cuando la actriz alcanzó la fama, decidió entregarles el 50% de la peluquería a sus empleados para de esta manera asegurar la continuidad del negocio.

34. En el 2011 peinaba a Viviana Canosa. Un día la invitó a contar una anécdota en la radio y nunca más paró: “Guille Bidondo, que era operador, le dijo a Santiago (del Moro): ‘Tenés que darle una oportunidad a la trava que te vas a morir de risa’. Santiago fue el que apostó con continuidad”.

35. En 2014 se convirtió en una de las figuras de ShowMatch. Marcelo Tinelli le dio la posibilidad de hacer el reemplazo de Loly Antoniale, y después la sumó al elenco titular. “Me sorprendieron. le recé a San Julio Bocca y Santa Eleonora Cassano y me puse a practicar”.

36. Es hincha de Racing por su papá, de Boca por su mamá, de Argentinos por un amigo y adora a Brown de Adrogué porque era el equipo de su barrio.

37. Entrevistar a la capocómica es un mimo de la profesión. Vital, alegre, humilde, graciosa en sus salidas y sabia en sus respuestas, Lizy no solo “rema” todo tipo de notas sino que transmite una alegría que contagia. Es famosa por su buen trato para con todos, desde el ordenanza hasta el gerente.

Con Nicole Neumann (Verónica Guerman / Teleshow)
Con Nicole Neumann (Verónica Guerman / Teleshow)

38. Su insulto favorito es… “¡Imbécil!” (como la doctora Carla Lucero de Carina Zampini en Por siempre mujercitas).

39. En 50 años no logró aprender a cocinar.

40. Una de las imágenes que más la enternece es observar a una pareja de ancianos caminar de la mano.

41. Una clienta de su peluquería falleció y Lizy fue al velorio. El hijo le pidió ayudar a cargar el féretro. Pensó que era hasta la carroza fúnebre, pero como el Cementerio de la Recoleta quedaba a dos cuadras lo trasladaron caminando por la vereda.

 "Creo que en el medio me va cada vez mejor, justamente, porque nunca estoy esperando nada. Al contrario, siempre me digo: 'Ahora se termina, me dan una patada y vuelvo a la pelu'. Pero tampoco estaría mal, porque parte de mi vida está ahí" Mario Sar / Teleshow
“Creo que en el medio me va cada vez mejor, justamente, porque nunca estoy esperando nada. Al contrario, siempre me digo: ‘Ahora se termina, me dan una patada y vuelvo a la pelu’. Pero tampoco estaría mal, porque parte de mi vida está ahí” Mario Sar / Teleshow

42. En un vuelo a Mendoza viajó con una hombre que le parecía una cara conocida pero no recordaba bien de dónde. Él se acercó y le dijo que le encantaba su historia de vida y ella respondió con un: “Gracias, a mí también me encanta cómo actúa”. Al aterrizar, el hombre le aclaró: “Lizy, yo no soy actor. Soy el Vicepresidente del voto no positivo”. Era Julio Cobos.

43. Una fan le pidió un autógrafo pero le advirtió que estaba apurada. La conductora se puso a firmar y a dibujarle un gatito. Cuando levantó la vista, la fan se había ido.

44. En el año 2019 vio por primera vez a su hermana. “Yo no conocí a mi papá, sabía de mi papá por las historias que me contaba mi mamá y un día, de grande, nos enteramos también por unas fotos que me hicieron llegar mis tías que éramos hermanas”, explicó en Intrusos. Y agregó: “Nacimos el mismo año con una semana de diferencia, yo el 12 de septiembre y ella, el 19 de septiembre. Pareciera que nuestros padres nos dejaron como consigna empezar a armar nuestra historia, que es lo más lindo que tenemos. Nos estamos conociendo y amándonos”.

Asegura que la vez que más se divierte en la televisión es en los programas con Marley. "Es una aventura en persona". (Mario Sar)
Asegura que la vez que más se divierte en la televisión es en los programas con Marley. “Es una aventura en persona”. (Mario Sar)

45. Especialista en colorimetría, odiaba hacer el largo rubio estilo Susana Giménez.

46. A sus clientas les daba un truco para mantener el pelo espectacular: lavarlo con detergente: “Al principio parece una monstruosidad y después te queda de publicidad. Porque el pelo se defiende, el pelo es piel. Tu mismo organismo empieza a generar cosas para curarse, el pelo también. El pelo se siente desprotegido, entonces, ¿qué hace? Comienza a producir su propia grasitud, su propio colágeno”.

47. En el programa de Pampita contaba cómo su papá José Rojas la apoyaba comprándole ropa para ir a bailar. La modelo la interrumpió para decirle: “Acá está tu papá”, y el que entró fue Jorge Tagliani. Rojas ya había fallecido. Tanto ella como el señor que fue la última pareja de su mamá, y no quien era el protagonista de la historia, decidieron seguir adelante sin aclarar la confusión para evitarle un mal momento a la conductora.

Con Floppy Cucu su asistente y mano derecha a la que ella definía como una “hermana” que falleció el año pasado. La Floppy contó que para un cumpleaños la conductora la llevó engañada a un concesionario y le regaló un auto 0 KM.
Con Floppy Cucu su asistente y mano derecha a la que ella definía como una “hermana” que falleció el año pasado. La Floppy contó que para un cumpleaños la conductora la llevó engañada a un concesionario y le regaló un auto 0 KM.

48. En un boliche de Adrogué la apodaron “Sopapa” por la intensidad de los besos que daba.

49. En plena pandemia se anotó en la Universidad de Lomas de Zamora para cursar la carrera de Derecho.

50. “Sos fea, pero igual te cogería”, le escribió un usuario, en un agresivo mensaje. Lizy rápidamente recogió el guante y respondió, dejando en claro los límites que les pone a los que le faltan el respeto: “Soy fea, pero igual elijo con quién”.

51. “No actúes para el afuera, viví para vos, cree en vos, buscá en vos, respetá, ama, peleá, construyamos un camino para todos. Si tratamos de hacerlo mejor seguramente será mejor. Yo crecí peleando por ser mujer, sin gritar sin exigir sin imponer, pelee con el arma más poderosa que pude tener: la fe de creer en mí” .

!"Mi mamá me hizo entender que yo no era más ni menos que nadie" (Verónica Guerman / Teleshow)
!”Mi mamá me hizo entender que yo no era más ni menos que nadie” (Verónica Guerman / Teleshow)
Looks like you have blocked notifications!