Elena Castelló

Son algunos de los espacios residenciales más espectaculares del mundo, reunidos, por primera vez, en el exquisito Atlas of interior design (Phaidon). Más de 400 espacios en medio centenar de países, no solo de hoy, sino también del pasado, que representan un recorrido por la obra de grandes nombres del interiorismo y de la arquitectura de los últimos 80 años, de Kelly Westler a Jacques Grange o Axel Verwoordt, Kelly Behun y Patricia Urquiola. Materiales naturales, tejidos suntuosos, el uso escultórico de la luz, el protagonismo del arte, la doble altura, las formas orgánicas, un lujo culto o la conexión con la naturaleza son algunos de los elementos que explora este mapa de la belleza y de la creatividad y que han conformado el lenguaje del interiorismo moderno.

Minimalismo con memoria: Southside home, Hong Kong. André Fu.

Fu es uno de los arquitectos asiáticos más reputados. Sus interiores tienen un inconfundible aire contemporáneo. Mezcla con mano maestra culturas y sensibilidades, y sobresale por un lujo moderno en el que destacan el arte y la mejor artesanía, uniendo un gusto minimalista con su memoria cultural.

Interior orgánico: Casa Senosiain, Naucalpan de Juárez, México. Javier Senosiain.

Construida en 1984, esta vivienda es un prodigio de la arquitectura fusionada con la naturaleza. Resulta hoy más moderna que nunca, con su estructura semi enterrada pero inundada de luz y el material moldeable de sus muros que se adapta a las curvas.

Un contenedor de arte: Residencia Brody, Los Ángeles. Jones & Haines.

Esta casa mid-century es de la coleccionista Frances Lasker Brody y albergó una impresionante colección de arte, con obras de Picasso, Braque o Giacometti. Fue reformada en los 50 por el tándem Jones&Haines, con un juego de texturas y formas, en colores neutros, que actúa como base para las obras de arte.

Alegría a todo color: Patrizia Moroso House, Udine, Italia. Patricia Urquiola.

Estallidos de color, diseño contemporáneo y una atmósfera acogedora. Estas son las bases del proyecto que ideó la española Patricia Urquiola para la casa en Údine de la diseñadora italiana Patrizia Moroso. Una caja de madera con columnas de hormigón que vertebran un espacio continuo en mitad de la naturaleza.

Abierto al exterior: Khoury penthouse, Libano. Bernard Khoury.

Una obra maestra de la arquitectura, enclavada en el centro de Beirut, una de las ciudades más bellas del Mediterráneo, es este apartamento de tres plantas que construyó para sí mismo el arquitecto libanés Bernard Khoury. Panelados de madera, estructura a doble altura, en forma de balcones y mobiliario escultural definen sus interiores.

Vienen curvas: Cove House, Sydney, Australia. Reuben Lane & Brendan Wong.

Con sus formas orgánicas y sus desnudas curvas, esta vivienda situada junto a la playa es un icono de los 70, renovada una década después. Su arquitectura tiene claras influencias de Oscar Niemeyer y Le Corbusier. Su sensualidad y su frescura, unidas a materiales opulentos pero sobrios, la han convertido en una joya del saber vivir.

This content was originally published here.

Looks like you have blocked notifications!