.Publicidad.

De los muchos judíos que llegaron a Colombia, acabada la segunda guerra mundial, Vosley trajo la idea de fabricar maletas de cuero similares a las que usaban algunos soldados en el campo de batalla. Pasados un par de años, sin encontrarle norte alguno a su empresa, le vendió la compañía a Manuel Antonio Moreno Lara y a su socio Gustavo Castro, quienes en 1955 arrancaron a vender la sencilla maleta de cuero, a la que años después le incorporaron las letras ABC y los rostros de los muñecos animados más importantes de la televisión, el conejo Bugs Bunny y sus amigos.

Fue en los años 60, 70 y 80 que esta maleta se convirtió en un artículo de moda en los colegios y universidades. Gustavo Castro falleció años atrás por complicaciones médicas asociadas a su edad. Manuel Antonio Moreno Lara, el cofundador de la empresa más reconocido de la firma, falleció en julio de 2020 a causa del Covid 19.

-Publicidad.-

Antes de la muerte de Castro los socios ya se habían separado. El único que siguió con la fabricación de la maleta fue Manuel Antonio Moreno, quien se mantuvo al frente de la empresa hasta el día de su muerte, la cual lo agarró a los 86 años.

Publicidad.

Tras la muerte del señor Moreno, su hijo, quien le heredó el nombre, se quedó al frente de la empresa, que hoy sobrevive por la nostalgia de los colombianos, quienes ven en la maleta ABC un artículo de nostalgia que les recuerda su niñez; por Manuel Antonio Moreno destaca que los compradores de este icónico producto son personas de 25 a 40 años, que en algún momento de su vida tuvieron la maleta o que la vieron en su familia y que no la pudieron tener.

La fábrica donde se hacían estas maletas quedaba primero en el barrio Restrepo, a donde había grandes marroquineras, luego cuando se separaron Manuel se trasladó al barrio Galerías en Bogotá donde la empresa continuó y aún está en pie.

Después de más de 60 años, esta maleta sigue haciéndose a mano. En la empresa ABC trabaja una docena de personas que sacan al mes unas 150 maletas. En los inicios de años, cuando los niños y los universitarios entran a estudiar, se llegan a vender unas 300 unidades, que se consiguen desde los 45.000 pesos hasta 206.000 pesos.

Looks like you have blocked notifications!