La respuesta a tu pregunta está totalmente ligada a la actualidad porque el pasado miércoles, 7 de abril, se publicaron dos artículos que han ampliado y modificado un poco las ideas que teníamos previamente sobre el cruce entre neandertales y sapiens. Hasta no hace mucho, gracias tanto al registro arqueológico como a la investigación genética, pensábamos que los neandertales y los sapiens se habían cruzado en el área de Oriente Próximo.

Desde hace en torno a diez años sabemos que los neandertales y los sapiens se encontraron y se hibridaron, es decir tuvieron descendencia que portaba el ADN de las dos especies y que tal vez el primer cruce entre ambas especies habría tenido lugar hace unos 100.000 años. Antes de esto, había habido algunas hipótesis sobre la posible hibridación, pero la metodología que se utilizaba en genética no permitía afinar tanto. Solo a partir de la secuenciación genética completa de los restos neandertales de yacimientos como el Sidrón (Asturias), Vindija (Croacia) o Mezmaiskaya (Rusia) se pudo comparar con la de los sapiens y se confirmó el cruce entre ambas especies. Los Homo sapiens actuales, es decir nosotros, llevamos en nuestro ADN entre un 1% y un 4% de ADN neandertal, lo que demuestra que en algún momento ambas especies se cruzaron. Pero el descubrimiento de los fósiles humanos del yacimiento de Denísova (Altái, Siberia, Rusia) en el año 2010 nos mostraron que otra especie estaba conviviendo al mismo tiempo en Europa y Asia Central.

El contacto entre las dos especies fue completamente normal desde la llegada de los primeros sapiens a lo que hoy es Europa y que se produjo, según los nuevos descubrimientos, al menos hace unos 50.000 años

Los avances en la reconstrucción del ADN de estas tres especies han ido cada vez más lejos. En 2018 se publicó el hallazgo de los restos de una niña, hija de una mujer neandertal y un hombre denisovano; en 2020 se publicaron los resultados de la prueba de la hibridación entre sapiens y neandertales y el miércoles pasado, las nuevas publicaciones científicas sobre el ADN de los restos humanos de los yacimientos de Bacho Kiro, en Bulgaria, y Zlaty Kun en Chequia. Este último trabajo nos muestra que la hibridación entre sapiens y neandertales no habría sido puntual, sino que al menos provendría de seis o siete generaciones anteriores. De ahí deducimos que el contacto entre las dos especies fue completamente normal desde la llegada de los primeros sapiens a lo que hoy es Europa y que se produjo, según los nuevos descubrimientos, al menos hace unos 50.000 años.

Durante mucho tiempo, cuando la tecnología no permitía afinar desde el punto de vista genético, nos hemos basado en el estudio de la cultura material: qué tipo de herramientas tenían y cómo eran sus estructuras de hábitat y sus formas de subsistencia. Sobre todo, las herramientas líticas (cultura material) son un instrumento taxonómico que cuando no hay datación nos puede ayudar a situar a qué periodo cronocultural puede pertenecer un yacimiento. Y es verdad que ya hace mucho tiempo, sobre todo la gente que trabajamos en yacimientos neandertales hemos demostrado que los modos de vida de los neandertales y los sapiens era muy similar, por no decir casi equivalente. Y en Oriente Próximo se habían encontrado yacimientos en los que se hallaron conjuntos, o culturas materiales, de neandertales asociados a sapiens y de sapiens asociados a neandertales, lo que ya nos mostraba una posible hibridación o, al menos, convivencia.

Con los nuevos descubrimientos y sobre todo afinando tanto en la investigación de los modos de subsistencia, de la cultura material, de la genética y las dataciones, lo que tenemos muy claro es que tanto en el ámbito de hibridación como de comportamiento cultural hay una mezcla entre ambas especies

Con los nuevos descubrimientos y sobre todo afinando tanto en la investigación de los modos de subsistencia, de la cultura material, de la genética y las dataciones, lo que tenemos muy claro es que tanto en el ámbito de hibridación como de comportamiento cultural hay una mezcla entre ambas especies. Está claro que los primeros sapiens, y esa es la novedad de la reciente publicación de la que te hablaba al principio, que llegaron a Europa y se mezclaron con los neandertales se extinguieron, que los neandertales continuaron moviéndose a lo largo de Europa y su extinción no tendría lugar, según los yacimientos más recientes, hasta hace unos 30.000 años en el sur de la península Ibérica, en Gibraltar y Portugal y que nuevas poblaciones de sapiens llegaron de nuevo a Europa. Para responder a tu pregunta, en resumen, los neandertales y los sapiens se cruzaron en Oriente Próximo, en Asia Central y también en Europa. Y esa hibridación fue más entre especies que con respecto a comportamientos culturales, sobre todo cuando hablamos de herramientas líticas Pero lo que es muy importante es que se ha demostrado que la hibridación fue algo mucho más habitual de lo que pensábamos hace unos años.

M. Gema Chacón es investigadora del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) en Tarragona e investigadora asociada del Museo Nacional de Historia Natural (París, Francia).

Pregunta enviada vía email por Zipakna Choc

Coordinación y redacción: Victoria Toro Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la Fundación Dr. Antoni Esteve y el programa L’Oréal-Unesco ‘For Women in Science’, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter #nosotrasrespondemos

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Looks like you have blocked notifications!