La colada de lava de la erupción del volcán en La Palma avanza a 700 metros por hora consumiendo todo a su paso y llegará al mar esta noche.

La tarde del domingo 19 de septiembre, el volcán Cumbre Vieja ubicado en la isla de La Palma en Canarias, España, entró en erupción.

La primera explosión estuvo acompañada de una violenta expulsión de flujo piroclástico y columnas de humo, después de que un enjambre sísmico de casi 7,000 temblores delatara el aumento de la actividad volcánica en la parte sur de La Palma, una isla geológicamente joven y de origen volcánico.

Según el Instituto Volcanológico de Canarias, existen al menos nueve bocas eruptivas de las que emana lava y forman parte de la erupción estromboliana, caracterizada por su explosividad intermitente.

La duración de las erupciones y la formación de nuevas fisuras es aún una incógnita. La actividad eruptiva podría prolongarse por semanas y hasta meses, de acuerdo a los antecedentes históricos de la isla.

En los diez días previos a la erupción, la isla presentó un aumento súbito en la sismicidad, una señal que fue interpretada con éxito por los responsables de Protección Civil y permitió una evacuación anticipada de casi 5,500 personas de las 84 mil que viven en La Palma.

Se trata de la primera erupción en tierra que ocurre en España desde hace medio siglo, cuando el Teneguía, ubicado en la misma isla, comenzó una serie de erupciones que se prolongaron durante 23 días.

Según Protección Civil, hasta el momento más de 130 viviendas han sucumbido ante el avance de las coladas de lava en camino a la costa; sin embargo, los daños actuales se limitan a destrozos materiales sin víctimas fatales.

La estimación más reciente asegura que las coladas de lava continuarán avanzando a una velocidad media de 700 metros por hora, consumiendo casas, árboles y carreteras a su paso, hasta llegar al mar cerca de las 20 horas del lunes 20 de septiembre (tiempo local).

Looks like you have blocked notifications!