Ser elegante no es sólo como nos vemos, sino cómo actuamos con los demás. La elegancia es sinónimo de buena educación

La regla de oro: trata a los demás como te gustaría a ti

Si tratamos a los demás como deseamos ser tratados, sin duda alguna destacarás entre todos los demás. Todas las tradiciones sociales y apoyan una regla no escrita: es muy simple pero efectiva.

Tratar a los demás con respeto, compasión e incluso reverencia sería ciertamente agradable de lograr, pero, como mínimo, tratar a los demás como deseamos que nos traten a nosotros debería ser generalmente fácil de hacer. Lamentablemente, y a menudo trágicamente, no lo es.

El dinero no da educación

Una de las lecciones más importantes que aprendí en 2022 sucedió cuando un chico sin hogar se acercó a mi vendiendo sus flores. Entre su ropas desgastadas y sus manos llenas de tierra, había una sonrisa y orgullo por su trabajo.

  •  -¿Me acompleta para mi pasaje por favor?- comentó. -¿Y si te invito algo de comer? – le contesté.
    Me llamó la atención lo que sucedió.
  • -¿Cuál el es el sándwich y la bebida más barata?- le preguntó al tendero.
  • -¿Y quieres otro sándwich para llevar? – pregunté. –No muchas, gracias esto es suficiente-

El joven se fue con su sándwich de pollo y un jugo de mandarina, pero a mi me dejó una enorme lección: la cortesía y la educación se aprenden siempre en casa. Ese joven se preocupó por no abusar en lo que se le ofreció y siempre mantuvo una sonrisa. La educación y la elegancia no dependen del dinero.

El sentido común y el respeto es elegancia total

La sencillez, educación y discreción son actitudes que adornan y complementan a cualquier persona. Hacen que el ambiente se sienta más cálido y ligero, da gusto incluirlos en nuestra vida.

Vivir bien es disfrutar de si mismo, sin ir con chismes. Quien es realmente elegante se nota y anima a los demás a seguir su ejemplo. No es oportunista, pero sabe reconocer las oportunidades para apoyarse en ellas. El esfuerzo, la empatía y la colaboración para los demás.

¿Cómo hacer que nos traten mejor?

La teoría de la reciprocidad sugiere que instintivamente tratamos a los demás como nos tratan a nosotros. Y así, es más probable que las personas reflejen nuestro comportamiento social tanto para bien como para mal.

Por lo tanto, si desea que la gente se comporte mejor, primero debe comportarse mejor. Modelar el comportamiento que desea es más probable que logre el comportamiento que desea de los demás.

Independientemente de nuestros puntos de vista y creencias esta simple práctica puede hacer la diferencia en cualquier momento. Si suficientes personas intentan hacerlo, será más fácil para todos lograrlo.

Si quieres saber cómo viajar más síguenos:

Te recomendamos leer:

La entrada La elegancia está en nuestra forma de ser y no en la forma de vestir aparece primero en ViajeroPeligro.

Looks like you have blocked notifications!