No pasan de los 35 años y ya han vivido en carne propia los embates de la nueva variante del COVID-19 y desde sus habitaciones, los pacientes del seguro social, internados en diferentes hospitales y villas de EsSalud, invocan a los jóvenes y a la comunidad en general a no confiarse, reflexionar y reforzar las medidas de bioseguridad para no infectarse, evitando asistir a reuniones sociales (fiestas, almuerzos, cenas, partidos de fútbol y otros).

Estos jóvenes que luchan por sus vidas, forman parte de las recientes estadísticas alcanzadas por la Unidad de Inteligencia Sanitaria de esta Institución, que indican que -en hospitales de EsSalud- se registran ingresos de pacientes entre 18 y 34 años a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), Unidad de Cuidados Intermedios (UCIN) y hospitalización, algunos presentaron fiebre alta, neumonía y falta de oxígeno, por lo que requirieron de monitorización y otros ventilación asistida.

Estos son testimonios -dados a conocer por EsSalud- de pacientes que decidieron compartir sus historias de vida de cómo evoluciona su salud desde una cama de hospital.

-Los casos-

Desde la Villa EsSalud Mongrut en el Callao, Ventura Ponte (29), Gerson Jhony Medina Cubas (29) y Erick Gamboa (31) enviaron un mensaje a la juventud peruana y a la población en general a que entiendan que el COVID-19 es una enfermedad real que ataca a nivel mundial sin distinción de edad, sexo, entre otros.

Ventura, explicó, que cometió la imprudencia de retirarse la mascarilla cuando realizaba su labor de supervisión de envíos de mercadería.

Como ha pasado el tiempo y nunca me contagié, creí que no llegaría a pasar, me retiraba la mascarilla porque por mi trabajo de campo sentía calor. A todos les digo cuídense los hospitales están colapsando, seamos conscientes”, añadió.

Gerson Jhony, afirmó, que la emergencia sanitaria debe ser tomada con seriedad. No es una broma. Seré más responsable, uno cuando es joven accede a la invitación de amigos, no vayan a reuniones en grupos se pueden contagiar y luego no encuentran cama”, aconsejó.

En tanto, Erick Gamboa, indica que probablemente contrajo el virus cuando abordó un vehículo de transporte público.

Creo que me contagié en los buses que van llenos. El 31 de diciembre salí a comprar un pollo a la brasa, a los días empecé a sentir dolor de garganta, fiebre y llegué a necesitar oxígeno. Esto no es un juego es muy complicado sigamos cuidándonos y a nuestras familias”, señaló.

En la Villa EsSalud Piura, Danny Nima Soluco (32) quien trabaja en el distrito de Tambogrande como técnico mecánico cree que una negligencia de su parte por conversar sin mascarilla con sus compañeros hizo que se contagiara.

Luego de infectarme infecté a mi esposa y a mi cuñado. De aquí en adelante mi vida comienza de cero y será más precavido. No bajemos la guardia. El virus aún está”, sostuvo.

Jesús Junior Racchumi Ballona (26), hace memoria y dice estar seguro de que se contagió del COVID-19 el día de su cumpleaños, porque dejó ingresar a su casa a amigos y familiares con quienes departió.

El virus está mutando y ahora ataca a los jóvenes. Creemos que somos fuertes y que no nos va atacar. Cuidémonos”.

El 19 de enero ingresó a la Villa EsSalud Ferreñafe y presenta grandes progresos en su estado de salud.

Y desde el Hospital de EsSalud en Cusco, Adolfo Guevara Velasco, Fredy Boza Choquehuanca (34), admite que no debió organizar una reunión en su casa con motivo de Navidad. “Contagié a mi mamá y a varios miembros de mi familia”, sin embargo, agradece que hoy todos se encuentren bien de salud y que respondieran favorablemente a los medicamentos suministrados.

Empecemos cuidándonos nosotros para cuidar a nuestros seres queridos”, indicó.

El vocero de EsSalud, Richar Requena, citó que en la Villa EsSalud Mongrut el 60% de pacientes en UCI son jóvenes y el 40% están en hospitalización general. Cada vez se presentan casos más complejos en esta segunda ola, moderados y de moderados a severos.

Hacemos un llamado a la reflexión, cuidemos todo el tiempo, evitemos las reuniones, quedemos en casa el mayor tiempo posible”, agregó.

Puntualizó, que las salidas con amigos a restaurantes, y descuidarse en la correcta colocación de las mascarillas, protectores faciales y el no lavarse las manos, están asociados a un mismo patrón de conducta de incumplimiento de las medidas sanitarias dispuestas.

Looks like you have blocked notifications!