No cabe duda que la moda no siempre se trata de tendencias, en ocasiones lo que se usaba en el pasado vuelve a ser apreciado por las personas. Cada época ha estado marcada por algún tipo de look representativo que podemos relacionar cada que se habla de ella. Por ejemplo los vestidos al estilo de El gran Gatsby o las minifaldas en los años 60.

Sarah Goodlad, originaria de Leicestershire, Inglaterra tiene 45 años y obviamente no vivió en la época de 1940, pero con los atuendos que usa, se transporta a los años que la cautivaron. Es a través de sus diseños que ella se siente plena y feliz.

“Encuentro la ropa antigua mucho más refinada y elegante que la moda moderna”, dijo la inglesa a Daily Mail.

Cuando Sarah se dio cuenta que las tiendas no contaban con prendas de su gusto y estilo, tomó la decisión de crear su propia ropa. La amante de la vestimenta femenina de los años 40, comenzó por encargar telas provenientes de Estados Unidos. Tomó aguja, hilo y máquina de cocer y se dedicó a hacer prendas para vestirse.

Actualmente su clóset está lleno con piezas de este estilo, la cifra asciende a más de 300, además ha gastado casi 7 mil dólares en material. “El mercado del Reino Unido es extremadamente caro y la mayoría de mis materiales costarían hasta cinco veces más de lo que pago en Estados Unidos”, explicó Sarah a Daily Mail.

Han pasado 10 años desde el primer diseño de Sarah y dice que no hay nada más satisfactorio que vestirse como uno quiere sin importar lo que diga la gente, aunque su iniciativa puede parecerle una locura a los demás, su esposo la apoya completamente.

“Siempre me ha gustado la historia y la moda vintage desde que tengo memoria, especialmente la época de la guerra”

Sobre el diseño, Sarah compartió al mismo medio que el proceso de fabricación le toma meses, pero vale la pena porque quedan de maravilla, y es algo único.

Los patrones, tipos de tela, maquillaje y peinado son otros factores que la inglesa toma en cuenta al momento de comenzar cada atuendo. Considera que la elegancia es una característica perdida en la actualidad pero ella la quiere transmitir por medio de su porte al vestir.

“Siento que algunas personas simplemente se despiertan y ni siquiera se miran en el espejo”

Su estilo y presencia han dado de que hablar, tanto que una vez fue confundida con una trabajadora del museo histórico al que asistió con su esposo, Sarah lejos de sentirse mal por la confusión le explicó que así es como se viste diariamente.

La moda debe ser una declaración de tus gustos y personalidad, más allá de seguir las tendencias del momento, la gente debe de sentirse cómoda y feliz con lo que usa.

¿Te gusta el estilo de Sarah? ¿Gastarías tanto dinero en ropa? Comenta y comparte.

Looks like you have blocked notifications!