En entrevista con El Espectador, esta alta funcionaria rechaza cualquier cercanía a los clanes políticos de la costa Caribe (aunque nombró a un asesor de confianza cercano a los Char) y asegura que todos los cargos que ha conseguido en su carrera se los debe a su trabajo, a nadie más.

¿Qué significa para usted ser la primera mujer en la Procuraduría?

Es un logro y un honor. Pero ser la primera mujer en llegar a este puesto es también una responsabilidad, porque entonces tengo que cumplir doble rol: el de ser una buena procuradora y el de ser una modelo y dejar un ejemplo para otras generaciones de mujeres, con el fin de que logren llegar a este tipo de cargos.

¿De qué le han servido sus cargos anteriores para este nuevo?

Podría decir que para llegar a ser procuradora general de la nación es imprescindible tener una experiencia pública, jurídica y profesional de largo alcance. La academia y el conocimiento ayudan, pero sin experiencia no son suficientes para dirigir estos cargos.

Ha dicho que las mujeres van a ser su prioridad: ¿qué significa?

En primer lugar, darles el puesto que se merecen, si académicamente están formadas igual o, muchas veces, mejor que los hombres. En esta Procuraduría la cuota femenina va a ser muy alta. Significa también la necesidad de que en toda la institución haya equidad de género y se practique la igualdad de derechos en el ejercicio de la función pública hacia fuera y en el trabajo de la función de la Procuraduría hacia dentro. Es decir, que todos aprendamos a trabajar en igualdad de condiciones, hombres y mujeres, en los cargos que estemos y nos respetemos.

En esta tarea de darle a la mujer el papel que se merece, ¿tiene ya nombres de asesoras claves que la vayan a acompañar?

Claro. Como delegada de Infancia y Adolescencia ascendimos a una mujer que lo ha hecho muy bien, que era judicial 2 en esa área. Conoce muy bien los temas y ha trabajado muchos casos de igualdad, violencia y maltrato. Mínimo, en cuanto a delegados, la mitad serán mujeres y, en cuanto a asesores también. Estoy ahora mismo trabajando el proceso de revisión de hojas de vida, nombramiento y posesión. (Lea también: “Seré la vocera de las mujeres”: la llegada de Margarita Cabello a la Procuraduría)

¿Qué tan congestionada encontró la Procuraduría y cuál es la estrategia para agilizar procesos?

Casi 70 mil procesos vimos en el empalme. Me parece que hay mucha congestión y el plan es organizarnos. En la medida en que se van posesionando los delegados, les estoy pidiendo un diagnóstico del número de procesos que tienen, la naturaleza y la etapa, para mirar en cuáles asuntos se origina la congestión. De acuerdo con ese diagnóstico, podremos orientar el plan de descongestión. Creo que hay muchísimas aperturas, hay que mirar qué está pasando y hacer análisis, con criterios específicos de hacia dónde debe ir dirigida la medida de descongestión.

¿Ha pedido renuncias?

Claro. Cada cuatro años el procurador trae a su equipo de confianza y ahí tenemos que empezar a mirar, de las personas que están, cuáles tienen la línea mía y van por el sendero que quiero trabajar. Podría quedarme con ellos, si me generan confianza, y traer a mi equipo de delegados y algunos cargos de libre nombramiento y remoción.

¿Y cuál es su línea?

Es reforzar la misión preventiva, reducir la apertura de investigación disciplinaria a los casos en los que sea necesario y establecer reglas claras de posicionamiento de la Procuraduría. No que una delegada de intervención emita su concepto diciendo sí y la delegada cuarta diga no. Es importante que haya un robustecimiento de la emisión de conceptos de intervención, porque ayuda a las decisiones finales. Me voy a dedicar a acompañamiento, vigilancia, gestión y control, de ahí saldrán seguramente los disciplinarios y no aperturas permanentes de indagaciones por todo lo que estemos observando o creamos que podría generar una investigación. Es trabajar como se trabaja en el sector justicia en la parte disciplinaria, y trabajar gerencialmente en la parte de prevención. Ese es el bosquejo que planteé.

¿Ha pensado qué hacer con los cientos de cargos de libre nombramiento y remoción que tiene la Procuraduría, por ejemplo ante la JEP? ¿Cómo evitará que sea un fortín burocrático?

Con los funcionarios que trabajan ante la JEP, la orientación va a ser hacia la protección de las víctimas. Por eso tengo que analizar quién va por una línea orientada a las víctimas y a aportar conocimientos en la JEP, para lograr estructurar y organizar las líneas grises que no están bien definidas procesalmente. Siento que hay que reforzar mucho la parte procesal y quiero gente que colabore en la elaboración y trámite de esos procesos tan importantes que está llevando en esa Jurisdicción.

Cuando dice reforzar protección a las víctimas, ¿a qué se refiere?

Como mi visión es de mujer, de grupos minoritarios, quiero meterme a ver cómo está esa parte y trabajar duro al lado de ellos. Quiero entrar, conocer cómo están, cómo va su situación, de hecho las víctimas son la esencia de la justicia transicional y en lo que pueda apoyarlas y ayudarlas más, lo haré. (Le puede interesar: Comenzó la era de Margarita Cabello en la Procuraduría)

¿Qué otros temas le preocupan?

Nuestra línea principal es el tema de vacunación, lo que la pandemia está generando desde el punto de vista económico y social. Por eso el mismo sábado iniciamos las conversaciones con el ministro de Salud (Fernando Ruiz Gómez) para estar al lado del plan de vacunación y pendientes de que no haya demoras. Mi visión es que podamos trabajar en conjunto acompañando, vigilando, recomendando, previniendo y si, a pesar de ese trabajo en conjunto, vemos infracciones a los deberes de un funcionario, entrar por la parte disciplinaria más dura. Ese plan de vacunación me preocupa mucho y quiero que como Ministerio Público estemos allí: eso hay que hacerlo rápido y bien, pues podría colarse mucha corrupción. Lo que queremos es que, junto con la Defensoría del Pueblo y Fiscalía, estemos todos en una mesa de trabajo, casi permanente, al lado de ellos.

¿Ya se ha adelantado algo sobre esas mesas?

Hicimos una reunión preliminar, la primera mesa a efectos de establecer los planes con Contraloría y Defensoría, y decidimos que en lo penal debía acompañarnos la Fiscalía. Estamos trabajando un plan rápido para cuando invitemos al resto de posibles intervinientes que, seguramente, serán los participantes de las etapas de vacunación. El martes hicimos la primera mesa para ir estableciendo las reglas de trabajo.

¿La Procuraduría ya conoce los contratos de las vacunas?

Según explicó el ministro, esos contratos se entregaron a la Procuraduría el 21 de diciembre (del año pasado). Le pedí al delegado un informe de la recepción de esos contratos. También le pedí que me entregara las observaciones que le hizo al ministro de Salud, porque no las conozco. Además, se firmó un acuerdo de confidencialidad sobre esos informes. Quiero tener el cuidado de saber quiénes los han visto, quiénes los tienen y por dónde han pasado esos contratos antes de que yo los reciba. Hay que ser muy cuidadosos y rápidos.

De su discurso de posesión llamó mucho la atención su referencia a “nuestro gobierno”. ¿Es consciente de que ya no forma parte del Gobierno y de que ejercerá vigilancia y control sobre este?

¿Aquí en Colombia alguien tiene otro gobierno que no sea el actual? Solo tenemos un Gobierno, ese es nuestro Gobierno, no me refiero como ministra, el Gobierno es de todos los colombianos, a menos de que algunos crean que hay otro. Siento como si estuvieran buscando en dónde encuentran una “caída” para decir que la procuradora tuvo un lapsus y quiso acercarse o seguir siendo del Gobierno, pero no soy la primera que llega a la Procuraduría propuesta por el Gobierno. Y si uno de los funcionarios de nuestro Gobierno hace algo que se sale de las reglas o de lo que la norma le exige, la Procuraduría tiene que entrar a fiscalizar, vigilar o sancionar en caso tal. Lo que quiero es trabajar y mi gestión irá disipando todas esas dudas.

Su gestión como ministra de Justicia tiene un gran lunar: los 24 reclusos muertos en la cárcel La Modelo en marzo de 2020. ¿Qué va a hacer para garantizar que quienes tengan a cargo la investigación lo hagan con autonomía?

Quien dirigió todo ese tema de la cárcel La Modelo, al que todos los medios tuvieron acceso casi como si fuera un reality, fue el Inpec. Quien está investigado es el exdirector del Inpec. Apenas ocurrió, enviamos todas las pruebas con las cadenas de custodia respectivas a Procuraduría y a Fiscalía, y se abrieron las investigaciones disciplinarias que están cursando. De la investigación disciplinaria no me han informado quién la tiene y, por reglas procesales, si lo tengo en el despacho, debo estudiar si me declaro impedida. Lo que sí quiero es que todos esos temas de trascendencia nacional se hagan con la mayor rapidez posible para ir dándole seguridad e información a la ciudadanía.

Para mí, como directora de la política pública, fue muy doloroso porque era el comienzo del contagio. Tuvimos que ayudar mucho para salvar a los 83 heridos, para que ninguno se contagiara. Tuvimos que hacer un plan de reconstrucción pidiendo dinero para que la Modelo pudiera seguir funcionando, porque se tumbaron las paredes con un carro que había adentro y se desbarató completamente el penal. Fue un trabajo muy duro y silencioso. Todas las grabaciones se entregaron a las autoridades. Nos tocó hacer traslados urgentes y dijeron que el Ministerio de Justicia y el Inpec estaban escondiendo presos, cuando lo cierto es que nos tocó trasladar a los líderes para evitar confrontaciones internas.

Es doloroso que hayan ocurrido 24 fallecimientos, eso nadie lo hubiera querido, hubo muchos heridos, oficiales también heridos. Era preferible que, de marzo a diciembre (de 2020), se hubiera llegado a una decisión (en la Procuraduría). Más cuando desde agosto sabían que fui designada procuradora. Me hubiera encantado que antes de que llegara, se hubiera definido el caso para entregarle al país una decisión tranquila, sin mi presencia dentro de la Procuraduría. (Lea también: Margarita Cabello, una procuradora masona, discreta y poderosa)

¿Hay otros temas en los que deberá estudiar si se impide?

Estoy pidiendo un listado de los asuntos en mi despacho y de los asuntos en los que el procurador se ha declarado impedido, porque, de pronto, él podía estar impedido en un caso y yo no, entonces ese asunto tendría que volver a mí. Ya con el listado podría saber si hay alguno en el que me tenga que declarar impedida. No sé cuántos, ni cuáles. Cuando haya un asunto en el que me halle incursa en causales de impedimento, inmediatamente me declararé impedida, como lo dice la ley.

Otro cuestionamiento ha sido su cercanía a las casas políticas de la Costa, como los Char y los Name. ¿Cómo va a garantizar que no habrá decisiones para beneficiarlos?

Parten de la base de mi cercanía con las casas políticas, pero, de dónde denuncian esa cercanía si durante 35 años fui magistrada y funcionaria judicial. Me gané mi puesto a mucho honor, por concurso me hice la magistrada más joven del Tribunal de Barranquilla. A nadie le he debido mi puesto, cada cargo me lo he ganado por mérito. Solamente hace 14 meses le acepté al presidente, con quien no tenía ningún tipo de relación, ser ministra de Justicia. Entonces, cuál es la cercanía con las casas políticas de la Costa. Claro, en toda mi vida he conocido a muchos políticos y mucha gente, yo no tengo 20 años.

Pero uno de sus nuevos asesores es Óscar Ritoré, una persona muy cercana a los Char…

Tengo una relación cercana con Óscar Ritoré y con muchos otros, es posible que sean cercanos a los Char, no tengo idea. Los cercanos míos o conocidos míos pueden ser cercanos a mucha gente. Me estoy trayendo a un delegado que trabajó con el Partido Verde y eso no quiere decir que sea cercana a ese partido. Llevo desde el año 82 siendo profesora en diferentes universidades del país y tengo fotos con miles de alumnos que son profesionales y han cogido caminos no debidos; he estado en reuniones con militantes de todos los partidos, pero eso no quiere decir cercanía o que influyan en mí.

En mi carrera me dijeron que era íntima de los Name, después me dijeron que era íntima de Roberto Gerlein, luego que era íntima de Álvaro Uribe, también que era de las filas de Alejandro Ordóñez. Buscan todo tipo de relación, pero no respetan o consideran mi propia identidad y personalidad. No soy de Ordóñez, no soy de Uribe, no soy de nadie, me he hecho una vida independiente y muy recta. Soy yo, tengo mi propia manera de pensar y la he mostrado muchas veces. Solo es coger mi currículo y ver cuál ha sido mi orientación en muchos temas y cómo han sido mis decisiones.

¿Qué tipo de decisiones?

Acepté el divorcio de parejas del mismo sexo y fui procuradora de la Sala Disciplinaria de Alejandro Ordóñez, a quien respeto y quiero. Pero una cosa es trabajar (con alguien) y otra es tu concepción jurídica clara y objetiva. (Noticia relacionada: Admiten demanda que pide tumbar elección de la procuradora Margarita Cabello)

Para hacerse elegir tuvo que acercarse a muchos senadores…

El ejercicio de la candidatura a la Procuraduría implicó sentarme a conversar con todos los senadores. Uno por uno conversé con ellos y les solicité su apoyo presentándoles mi hoja de vida, mi forma de ser y lo que tenía atrás. Pero fue una labor democrática que viene de la Constitución. Ellos (los senadores) me dicen a mí que tienen la tranquilidad de que en las decisiones que en muchos casos he tomado, de carácter civil, siempre fui muy objetiva. Evidentemente obtuve una buena votación, pero fue menor que la del procurador anterior y eso quiero dejarlo claro.

Además, dentro de un país democrático hay que trabajar con ellos. Yo soy parte de la institucionalidad, ente de control de la institucionalidad y tengo que cumplir mi rol dentro de esa institucionalidad y no puedo decir que yo soy enemiga o voy a atacar a los políticos, o al legislativo, o a los funcionarios públicos. Solo cuando haya una razón para sancionarlos, los sancionaré luego de un debido proceso y una garantía del cumplimiento de la presunción de inocencia. Así será porque así lo he hecho.

Entre los senadores cercanos a usted aparece el nombre de Eduardo Pulgar.

Si relación cercana es que he asistido a reuniones a las que él también ha ido, a fiestas o carnavales, puede ser, pero la trascendencia de una amistad íntima desde el punto de vista judicial es casi que de cosas muy personales, casi con quien tú convives, comes, estás al lado en muchas partes. Pero supongamos que somos cercanos: inicia el proceso, cometió el delito, pues se sanciona. Para eso me prepararon. No encuentro cuál es el problema si lo he hecho durante 35 años, nosotros estamos formados procesalmente en ese sentido.

Usted trabajó en la Procuraduría de Alejandro Ordóñez, quien se puso ferozmente a la despenalización del aborto. Ahora que es usted la procuradora, ¿qué posición va a asumir en ese importante asunto?

Ese concepto ya lo emitió el procurador anterior y tengo entendido que dijo que se atenía a las órdenes dadas por la Corte Constitucional, en el sentido de que debía ser el Congreso el que regulara el tema. Es lo que nos toca como funcionarios públicos, respetar las tres causales que existen y la determinación de la Corte. Me parece que lo que hizo el procurador anterior fue plausible y aceptable, estoy de acuerdo.

A propósito de la gestión de Fernando Carrillo, ¿está de acuerdo con su proyecto de ley a propósito del veto de la Corte IDH para que la Procuraduría destituya o inhabilite a funcionarios elegidos popularmente?

Me habría gustado que me hubieran llamado a revisarlo y trabajarlo en conjunto, pero entiendo muchas cosas que lo imposibilitaron. Lo que tengo planteado es revisar y evaluar el proyecto. Hay que mirar si se adecua a la línea que estamos trabajando; si hay algo que se pueda cambiar, lo adecuaremos, lo que no, lo desecharemos. La idea siempre es echar para adelante. (Le puede interesar: Para la Procuraduría de Carrillo, no hay choque alguno con Margarita Cabello)

¿Qué legado le gustaría dejar?

Mi misión es fortalecer a la Procuraduría con el fin de seguir persiguiendo, a como dé lugar, a los corruptos y quienes infrinjan las normativas disciplinarias que regulan el ordenamiento jurídico de nuestro país. No sé eso de gerenciar desde arriba, yo delego, pero me toca estar metida en todo. Eso me va a implicar mucho tiempo para estar atenta al inmenso mar de temas que abarca esta Procuraduría, pero quiero hacerlo así y dejar el legado de que lo que encontramos sea mejor en cuatro años.

Looks like you have blocked notifications!