Oakley era un perrito labrador muy dulce y amoroso con todo el mundo, pero parece ser que sus dueños no vieron eso y simplemente lo botaron como basura en medio de la carretera, donde era probable que lo atropellaran por no saber cómo moverse en medio de los autos.

Sin embargo, el fiel perrito pensó simplemente que su familia volvería por él en cualquier momento, por lo que no se movió del lugar en más de una semana. Pasado aquel tiempo, él y otros dos perritos que también habían sido abandonados, comenzaron a moverse al darse cuenta de que ya nadie regresaría.

Instagram @pintsizedbuffalo

Por suerte, una persona que pasaba frecuentemente por el sector, notó a los perritos abandonados y enseguida llamó a la rescatista Alysse Matlock, quien se dirigió pronto al lugar para chequear el estado en que se encontraban todos.

“Estaban en muy mal estado, lo que me rompió el corazón”, comentó Alysse a The Dodo. Pero la pena no podía detener su labor, por lo que se llevó a Oakley y poco después a los otros dos canes, quienes fueron puestos en hogares temporales mientras se recuperaban.

Instagram @pintsizedbuffalo

Alysse sintió que Oakley necesitaba algo diferente, así que lo llevó a su casa, donde comenzó a bajar la ansiedad por estar tantos días en la calle, logrando que su tierna personalidad aflorara. “Es tan dulce e inteligente que vive para complacer a la gente. Me enojó que la gente pudiera ser tan cruel”, afirmó.

Tras algunos meses viviendo juntos, el can estaba recuperado por completo y estaba listo para ir a su hogar por siempre junto a una familia en Minnesota, quienes lo vieron a través de redes sociales y se enamoraron perdidamente de él.

“Era un perro tan tranquilo. ¡Él se llevó bien con todos y con cualquiera desde el principio! Ha encajado perfectamente desde entonces”, finalizó Alysse.

Looks like you have blocked notifications!