No hay duda de que el mejor compañero de un hombre es un perro, pues estos animales son fieles, valientes, protectores y saben identificar a la perfección el peligro, haciendo todo lo posible por mantener a su humano y hogar a salvo.

La historia que te presentaremos a continuación es lo opuesto a lo que conocemos por perro guardián. Worawt Lomwanawong tiene una joyería en Tailandia y decidió poner a prueba la seguridad de su local con la ayuda de Lucky, su perrita Husky.

Worawt confiaba ciegamente en su compañera, pero cuando unos maleantes asaltaron la tienda a mano armada, Lucky no se movió ni un solo centímetro para evitar el incidente. Por si fuera poco, el ladrón que cometió el delito llevaba consigo una pistola falsa, pero eso no fue impedimento para que se llevara una bolsa llena de efectivo y algunas joyas.

El gracioso incidente quedó grabado en las cámaras de seguridad, donde puede apreciarse a un hombre acercándose al mostrador, mientras Lucky duerme en sus laureles. De hecho, cuando Worwawt fue amenazado, esperaba que Lucky reaccionara de alguna manera, quizá ladrando o poniéndose agresiva, pero ignoró por completo la situación.

Al final, la situación resulta muy divertida, pues no podemos culpar de todo a Lucky, ya que solo tenía sueño y quería descansar. El ejercicio de entrenamiento resultó ser un total fracaso y podemos afirmar que la somnolienta husky tenía sus prioridades bastante claras.

Investigando un poco más sobre lo sucedido, supimos que en realidad se trató de un entrenamiento organizado por la policía tailandesa que pretende observar la reacción de los canes en caso de que haya un asalto. La persona que aparece en el video es un policía que Lucky conoce desde hace tiempo, esa es la razón por la que no movió ni un músculo. Para todos es muy divertido ver que no hizo absolutamente nada y siguió dormida, de hecho, en tan solo tres días, el video ya cuenta con más de un millón de visitas.

Worawt afirmó que si se hubiera tratado de un robo real, Lucky hubiera actuado de una forma muy diferente, ya que ella es capaz de comprender el lenguaje humano y siempre responde a sonidos. Sin embargo, al no hacerlos, no entró en ningún estado de alerta.

Este hombre no sabe la edad exacta de Lucky, pues  ella vivía en la calle antes de que él la adoptara hace siete años. La primera vez que la vio fue en una tienda cerca de su joyería y preguntó si pertenecía a alguien, pero nadie sabía nada sobre ella.

Lucky es una perra bastante inteligente, pues cuando tenía hambre, solía caminar alrededor de la tienda y se sentaba esperando recibir algo de comida. Eso hizo que la compadeciera y la adoptó, convirtiéndola en parte de su familia. Además, el nombre de Lucky (Suerte) es metafórico, ya que su dueño cree que tuvo una vida muy difícil antes de llegar a la familia, por lo que considera que tuvo mucha suerte.

Ella básicamente vive en la joyería y le fascina tomar siestas ahí o en la tienda donde fue encontrada por primera vez. Worawt siente que esa es como su segunda casa.

Esta historia se hizo viral en una semana y es muy graciosa. De hecho, nunca esperaron que el video pudiera alcanzar todas esas vistas, pero en verdad es algo que sucedió y, de cierta manera, trae algo de satisfacción para el dueño de la joyería.

Looks like you have blocked notifications!