La extrema izquierda está rasgándose las vestiduras al ver cómo Dinamarca quiere cerrar el grifo a los inmigrantes que no estén aportando a la sociedad.

A pesar de que la medida podría ser tachada de ‘facha’ por los progres, en realidad surge de la primera ministra danesa, la socialdemócrata Mette Frederiksen.

Según indica el diario ‘ABC’, el objetivo es retirar las ayudas públicas y subsidios a los inmigrantes que no estén trabajando y cotizando en el sistema público danés. Una forma de promover que una nueva lógica de trabajo, en la que las personas tienen el deber de hacer una contribución y ser útiles.

“Durante demasiados años hemos hecho un flaco favor a muchas personas al no pedirles nada”, indicó el ministro de Trabajo, Peter Hummelgard, quien agrega que “lo más importante para nosotros es que la gente salga de sus hogares”.

La medida es parte de un paquete de reformas que Frederiksen ha presentado con el objetivo de aumentar la integración de los inmigrantes y equilibrar un sistema social en el que considera que pesa demasiado la ayuda a los inmigrantes y refugiados. Afectará a personas desempleadas con «necesidades de integración» que reciben apoyo económico del Estado.

“Queremos introducir una nueva lógica de trabajo en la que las personas tienen el deber de hacer una contribución y ser útiles”, ha explicado Frederiksen, “y si no pueden encontrar un trabajo regular, tendrán que prestar algún otro tipo de servicio para obtener sus subvenciones”.

Inicialmente, el esquema está destinado a quienes han estado recibiendo beneficios estatales durante tres o cuatro años y no tienen un cierto nivel de escolaridad y conocimiento del danés.

La jornada laboral debe ser de al menos 37 horas semanales.

El gobierno danés, que se ha fijado públicamente como objetivo reducir a cero el número de solicitantes de asilo, también observa con preocupación la baja tasa de empleo entre las mujeres procedentes de Oriente Medio, África del Norte y Turquía y considera que ayudará a su integración laboral esta nueva normativa, que debe todavía ser aprobada por el Parlamento.

Hasta ahora, las principales críticas provienen de la izquierda. Por su parte, en España se ha hecho eco de la noticia tanto para promover su implementación en el país, así como para demostrar cómo muchas de las ideas del PP y VOX son utilizadas por parte de los partidos socialdemócratas de países utilizados como ejemplo por socialistas y comunistas españoles.

Dinamarca anuncia que retirará las ayudas públicas a los inmigrantes que no trabajen.

A ver si vamos aprendiendo.

Ya podríamos copiar a Dinamarca en esto! https://t.co/qHMKgj77Y0

— Mo (@mo_espanola) September 8, 2021

El modelo nórdico es un Estado al servicio de quienes levantan el país, y no de quienes quieren aprovecharse de los demás. https://t.co/PAF3uT1nsv

— Daniel Rodríguez (@daniro_asensio) September 8, 2021

Dinamarca para el que la trabaja.

— Carina Mejías (@CarinaMejias) September 8, 2021

Y como es bien sabido, VOX también es primera fuerza política en Dinamarca…
A los progres les está estallando en la cara su bomba multicultural… https://t.co/Ifaq4UYCmY

Looks like you have blocked notifications!