Cuando Lui Xuezhou era niño fue vendido por sus padres a los que se convirtieron en sus papás adoptivos. Por desgracia, estos murieron, dejando al pequeño de cuatro años huérfano y completamente solo. A sus 17 años emprendió una búsqueda por internet para reunirse con sus padres biológicos, pero estos lo rechazaron.

Lui es un estudiante universitario de la provincia de Hebei, en el norte de China. El joven se reencontró con sus padres biológicos por primera vez después de que estos lo hubieran vendido a otra pareja. Sin embargo, en su encuentro, estos le pidieron que ya no los volviera a buscar, pues ya no querían volver a tener contacto con él.

Lui dijo que sus padres lo tuvieron antes de casarse y que poco después de nacer, en 2005, lo vendieron para que su padre pudiera pagar el precio por la novia a la familia de su madre. El joven fue amado por sus nuevos padres, pero, desgraciadamente, estos murieron en una explosión cuando tenía cuatro años.

Desde entonces vivió con su abuela adoptiva, yendo y viniendo de casas de familiares. Lui continuó con sus estudios y tuvo trabajos ocasionales, pero principalmente vivía de la manutención del gobierno para niños huérfanos.

Animado por algunos casos de éxito de reencuentro entre niños que fueron robados y sus padres, Lui utilizó las redes sociales para buscar a sus papás. Solo una semana después, la policía de la provincia de Shanxi logró identificar a Ding Shuangquan como su padre, con quien celebró una reunión a finales de diciembre de 2021. Mientras que a su madre la pudo ver en Mongolia Interior hasta enero de 2022.

Sus padres no pudieron soportar la presión pública y se vieron obligados a apoyarlo una vez que se viralizó su historia. Sin embargo, la realidad es otra. Actualmente, sus padres se encuentran divorciados y cada quien ha formado una nueva familia. Su padre teme que al aceptarlo, su actual esposa se quiera divorciar de él, mientras que su madre le pidió que se mantuviera alejado porque “perturbaba sus vidas”.

No puedo entender por qué dijiste que perturbé tu vida. Fuiste tú quien hizo que mi vida entera fuera un desastre.

—Lui Xuezhou a su padre por Douyin

“Habría alguien más si tus padres adoptivos no te hubieran comprado”, le dijo su madre en una llamada que grabó y compartió en su Douyin, la versión china de TikTok. Además, lo bloqueó de WeChat, el equivalente a WhatsApp.

De acuerdo a un artículo de Min News, después de encontrar a sus padres, Liu ya no contó con el subsidió del gobierno para huérfanos, por lo que su situación económica se complicó. Esperaba que sus padres le ayudaran a conseguir una casa, para así evitar alquilar una habitación una noche y a la siguiente vagar por las calles.

Sin embargo, el apoyo no llegó de esa manera. Su madre, con quien tuvo un poco más de contacto, tanto que pudo pasar la celebración de Año Nuevo con ella y sus medios hermanos, terminó con la calidez cuando surgió el tema de la economía de su hijo y lo llamó “lobo de ojos blancos”, frase popular china para designar a las personas “ingratas”.

Liu ha aprovechado las redes sociales y las transmisiones en vivo para hacerse de algo de dinero y así poder sobrevivir. Según el South China Morning Post, un hombre de apellido Sun, del departamento de Asuntos Civiles de Dacun, lugar donde el joven se crío, dijo que no se le retirará el subsidio para niños huérfanos aunque técnicamente ya no es uno.

Looks like you have blocked notifications!