Chernobyl, Ucrania (CNN) — Es un viernes gélido en la Zona de Exclusión de Chernobyl en Ucrania y docenas de periodistas con chalecos amarillos fluorescentes se dan codazos frenéticamente mientras compiten por la posición de la cámara en una ciudad donde nadie ha vivido desde 1986.

Chernobyl ha sido abandonada desde que aquí ocurriera el peor desastre nuclear del mundo hace tres décadas. Pero con decenas de miles de soldados rusos reunidos en la frontera de Ucrania con Belarús, a solo unos kilómetros de distancia, la ciudad fantasma ahora alberga a las fuerzas de seguridad que se entrenan para la guerra. Ucrania está utilizando Chernobyl para prepararse para otro posible cataclismo.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha negado sistemáticamente que el Kremlin esté planeando una incursión en Ucrania. Los despliegues de Rusia en Belarús aparentemente están vinculados a ejercicios conjuntos que comenzarán el jueves. Sin embargo, fotografías satelitales muestran que se están estableciendo campamentos rusos cerca de la frontera con Ucrania, a cientos de kilómetros de donde se llevan a cabo los ejercicios.

Si Rusia fuera a invadir Ucrania, la Zona de Exclusión de Chernobyl es un posible conducto hacia Kiev. Funcionarios estadounidenses y de la OTAN dicen que el presidente Putin está aumentando constantemente su presencia militar en Belarús de 5.000 soldados en enero a un estimado de 30.000 en algún momento de este mes.

Alexandra Stupak, oficial de la Guardia Fronteriza de Ucrania. “Estamos listos para proteger nuestra Ucrania”, dice. “Pero no queremos [una] situación de conflicto”.

Batalla de propaganda en Chernobyl

El ministro de Defensa de Ucrania, Oleksiy Reznikov, en Pripyat, Ucrania, durante los ejercicios de entrenamiento de la guardia nacional.

El aire está cargado de azufre mientras las tropas de la guardia nacional limpian la ciudad de soldados enemigos imaginarios, disparando cientos de rondas de munición real contra los recortes de madera contrachapada en las ventanas de los edificios circundantes en Chernobyl.

Un francotirador dispara contra un objetivo naranja en lo alto de un bloque de apartamentos en Chernobyl. Se lanza un mortero a un claro nevado. Un vehículo blindado atraviesa barricadas para enfrentarse a los asaltantes retenidos en el segundo piso de un edificio.

Hace más de 35 años, una explosión en la planta de energía nuclear Vladimir Lenin en Chernobyl obligó a una evacuación en toda la región y provocó que la lluvia radiactiva se extendiera por toda Europa. Treinta y una personas murieron en la explosión, mientras que millones quedaron expuestas a niveles peligrosos de radiación. Las estimaciones del número final de muertes por problemas de salud a largo plazo ascienden a 200.000.

Ahora, en entrenamiento para la guerra, Ucrania ha traído a los medios de comunicación del mundo para que lo vean.

Denys Monastyrsky, ministro de Asuntos Internos de Ucrania, dijo a los periodistas que las fuerzas de seguridad estaban utilizando los ejercicios de Chernobyl para demostrar lo lejos que han llegado en las tácticas de combate urbano desde que Rusia anexó Crimea y separatistas prorrusos tomaron una franja del este de Ucrania hace casi ocho años.

“Todos estos escenarios están tomados y resumidos de los casos que han ocurrido desde 2014”, dijo Monastyrsky.

Espectáculo bélico en Chernobyl

El espectáculo en Chernobyl, sin embargo, también es un intento de Kiev de igualar el deslumbrante esfuerzo de propaganda que sale de Moscú.

En el frente diplomático, Rusia ha acusado reiteradamente a la OTAN de ser la parte responsable de la crisis, argumentando que la expansión hacia el este de la alianza representa una amenaza existencial. Mientras tanto, el Ministerio de Defensa de Rusia ha lanzado videos de propaganda dignos de una producción de Hollywood, con columnas de tanques conduciendo a máxima velocidad a través de la estepa congelada y cazas de ataque terrestre que se abalanzan sobre las bases en el sur de Belarús.

guerra Ucrania

La naturaleza exacta de la amenaza de Rusia a Ucrania sigue sin estar clara y es motivo de controversia.

Los funcionarios ucranianos han pasado gran parte de las últimas semanas restando importancia a la estimación de Estados Unidos de que una invasión rusa podría ser “inminente”, preocupados de que el terrible lenguaje estuviera causando pánico y desestabilizando la economía.

“Tenemos los mismos hechos, pero la percepción diferente, o una estimación diferente”, dijo a CNN el ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov, después de ver los ejercicios en Chernobyl.

La Casa Blanca ya no llama “inminente” una invasión potencial debido a las preocupaciones, dicen, de que el término sugiere que Putin ya tomó la decisión de invadir Ucrania.

No obstante, Ucrania admite que la concentración militar de Rusia en Belarús es preocupante.

‘Solo un tonto comenzaría una guerra’

“Solo un tonto comenzaría una guerra”, le dice a CNN un residente ucraniano mientras da una calada profunda a su cigarrillo liado a mano.

La guerra está lejos de la mente de muchos ucranianos que viven cerca de la frontera donde se unen Ucrania, Belarús y Rusia.

“Han estado diciendo ‘se avecina una guerra’ durante cinco años”, dijo un hombre que pidió no ser identificado.

“Solo un tonto comenzaría una guerra”, dijo. “No habría ganadores”.

En el Three Sisters Café, llamado así por las tres ex repúblicas soviéticas, Masha, de 64 años, sirve café expreso en vasos de papel para los conductores cansados que deambulan.

Camión tras camión esperan para cruzar a Rusia. Algunos llevan atrapados durante días, frenados por las restricciones de covid-19. Tienen pocas opciones más que esperar y tomar una bebida caliente de la cafetería.

Masha está convencida: Aquí no viene ninguna guerra.

“No va a pasar”, grita, agitando la mano en el aire. “¿Putin irá a la guerra con los civiles? No hará eso. Nunca en su vida. Todo son mentiras, política. Ni siquiera pensamos en eso”.

El Three Sisters Cafe se ve cerca de la frontera de Ucrania con Rusia y Belarús.

Trabaja en el café, dice, para complementar su pensión, que equivale a unos US$ 77 al mes. Está menos preocupada por los juegos geopolíticos que juegan los líderes mundiales que por las dificultades de la vida cotidiana.

“Si pudiera, disolvería el Parlamento”, dijo. “Deberían haberle dado a la gente pensiones adecuadas. Para que la gente no sea mendigo, pobre”.

Masha, de 64 años, en el Café Three Sisters.

Peter Vujcic, un camionero serbio con edad suficiente para recordar la guerra en su propio país, tampoco está preocupado.

Vujcic habló con CNN mientras se dirigía a la capital serbia, Belgrado, poco después de cruzar la frontera de Belarús con Rusia. Dijo que ha visto equipo militar yendo y viniendo en Belarús, pero que no está preocupado por eso.

Peter Vujcic, un camionero serbio, cruzó la frontera desde Rusia camino a Belgrado. “Todo estará bien”, dijo.

“Todo estará bien”, dijo con una sonrisa, asomándose por la ventana de su taxi.

Mark Esplin de CNN y el periodista Kostan Nechyporenko contribuyeron a esta historia.

Looks like you have blocked notifications!